Autor: Our Community

El Capullo Mágico – Como Recuperé mi Relación Con mi Hija!

Por Tom Reavley

Una noche subí a un taxi en la Ciudad de México con mi hija y una amiga.  Llevábamos a mi hija con un curandero famoso de la ciudad.  Esta noche había una lluvia ligera y las luces de la ciudad se reflejaban el las calles mojadas.  Para el D.F., el tráfico estaba tranquilo y procedimos hacia el barrio de Coyoacán.  

Estaba emocionado y a la vez nervoso–esta cosa de ir con un curandero, y más con mi hija, era tierra desconocida.  Ella confía en mí, pero realmente yo no entendía nada–la única cosa que me sostenía era un sentido de lo mágico alrededor, de estar en un capullo protector mientras viajábamos a la cita.

La historia empezó unos tres meses antes.  Creía toda mi familia que mi mamá estaba a punto de morir y nos reunimos en su ciudad al lado oeste de los Estados Unidos.  Fue la primera vez que había visto a mi hija en seis meses; ella acababa de graduarse de la universidad y trabajaba lejos de mi.  

El vínculo emocional entre nosotros quedó dañado después del divorcio cinco años antes.  Nos veíamos y hablábamos, pero existía una barrera–no alcanzábamos a ser realmente honestos uno con otro como antes.  Sin embargo, me enteré de sus problemas de salud y, cuando mi mamá se recuperó, decidí arriesgarme a proponerle a mi hija que viera un curandero en México, aunque estaba casi seguro que lo iba a rechazar.  

Probablemente nunca le habría mencionado el tema si no me hubieran pasado unas cosas extrañas, apuntándome en esta dirección.  Un día comía con un grupo de personas en San Luis Potosí.  Una mujer de la Ciudad de México empezó a hablar de la autobiografía de Alejandro Jodorowsky.   Me fascinaron sus comentarios y decidí que me gustaría leer el libro si lo podía encontrar.  Regresé a mi departamento en Guanajuato la misma noche, y mi compañero del departamento, quien no sabía nada de mi conversación en San Luis, me ofreció el mismo libro de Jodorowsky.

 Ni lo había leído pero dijo que se le ocurrió que me interesaría.  Me quedé con la boca cuadrada y leí el libro enseguida.  Me gustó mucho, sobre todo las historias de las experiencias de Jodorowsky con Doña Pachita, una curandera muy conocida en la Ciudad de México.  Años antes yo había leído sobre esta misma curandera en los libros de Carlos Castaneda.

 Jodorowsky escribió que Pachita ya se había muerto, pero que su hijo seguía el oficio de curandero en Paris.  Dentro de una semana estaba hablando con una amiga querida en Guanajuato y me mencionó desde la nada que había acudido al hijo de Pachita, que no estaba en Paris sino en la Ciudad de México.  Me ofreció presentar a mi hija con el “Hermano” (como se conocía el ser que hablaba por el curandero).  También nos ofreció hospedaje en la casa familiar en la ciudad.  

Una semana después de proponer ver el curandero a mi hija, ella me llamó y aceptó.  Lo más sorprendente fue que su mamá estaba a favor también.  Sentía que las cosas estaba arreglándose y fluyendo tan suave y natural que la única manera de proceder era aceptar y soltar el control.  Esta noche en el taxi, viajaba en un ensueño–el mundo era nuevo, casi desconocido.  Estaba maravillado de la calma y la valentía de mi hija, y tan agradecido a mi amiga por haber facilitado todo.  Hizo un enlace emocional con mi hija inmediatamente al conocerla y le ofreció un apoyo maternal incondicional.

El curandero le recomendó a mi hija una “operación” psíquica.  Después tuvo que mantenerse en reposo por cinco días, sin levantarse de la cama excepto para ir al baño.  Le recetó una dieta especial y unos tés herbales.  Durante esos días, yo la cuidé con toda mi atención y cariño como si fuera una bebé recién nacida  Hice los tés, fui al mercado del barrio a comprar la comida indicada, la acompañé en su recámara cuando no estaba durmiendo.  

Con tiempo la condición física de mi hija mejoró, pero creo que aun más importante fue lo que pasó entre nosotros.  Por primera vez desde mi separación de su mamá, volvimos a encontrar la confianza, la honestidad y el amor entre nosotros que se habían perdido.

Después de regresar a casa mi hija escribió a nuestra anfitriona Lilia.  Dijo que le estaba tan agradecida por haberle regresado a su papá.  Yo también le di las gracias a Lilia y a su linda familia por haberme ayudado a recuperar a mi hija.  Aun más allá, mi agradecimiento alcanzó y sigue alcanzando algo más abstracto pero tan real:  el alma energética de esta ciudad encantadora, que me envió a un mensajero en San Luis Potosí y a la anfitriona perfecta para mi hija, y que nos envolvió en su capullo sanador, un ensueño compartido que nunca olvidaré.

Cuicuilco, Donde Me Reconecto Con Mi Legado

cuicuilco

Por Aridana Vasquez

El Valle de México tiene movimiento y quietud en un mismo instante.

¿Y si explorando la ciudad nos encontráramos de pronto en este espacio inerte entre el caos y la quietud? Podríamos entrar y salir del laberinto de la ciudad con un solo pestañear, y así encontrar nuestro propia voz, nuestro propósito y legado aceptando nuestra dualidad del fluir de la luz y vida que somos y de la quietud, oscuridad y muerte que también somos.

cuicuilcoEn el intento por vivir el día en total consciencia, cada vez que puedo, salgo de mi trabajo y me tomo un momento para ordenar mis pensamientos.

Camino hacia Cuicuilco, la zona arqueológica mesoamericana del periodo preclásico localizada en el sur-este del valle de Méjico, es traducido como el Lugar donde se hacen cantos y danzas. Esta ciudad tan lejana en el tiempo lineal aparente, y a la vez tan presente, la siento en plena conexión con mi espíritu ancestral. Ha sido siempre un refugio de ideas, un refugio silente de mares en calma para mi propia tempestades. Y se encuentra en plena ciudad, cerca de mi trabajo!.

Cuando llego a Cuicuilco respiro profundo y una recolección de antiguas memorias, me lanzan volando a ese espacio aislado y detenido en el tiempo. Siento que Cuicuilco me llama, y que quiere compartir conmigo sus secretos. Me gusta sentirme protegida por sus campos de lava. Las erupciones del Volcán Xitle sepultaron y destruyeron a Cuicuilco. Este desastre provocó la dispersión de la cultura Cuicuilca hacia Toluca y Teotihuacán; sus habitantes tuvieron que renacer y fortalecerse de nuevo.

cuicuilcoQuizá sea la energía de todo ese espacio cubierto de lava, las miles de vasijas y huesos que quedaron atrapados en la roca volcánica, en contención; quizá sean esos secretos cubiertos y atrapados en aquellas erupciones del Xitle donde la lava eternizó el momento. Como cuando estoy aquí parada se suspende mi tiempo y se aclara mis pensamientos.

Cuicuilco se abre a mis ojos como un núcleo vigoroso de energía reparadora.

Su pirámide circular me trae el recuerdo del viento que fluye sin barreras y limpia mi ser dual, lo despierta.

Me siento con el libro de Ernesto Sábato, “Sobre héroes y tumbas”  y esta oración llama mi atención:

“Un Misterioso acontecimiento se procede en estos momentos: anochece.”

cuicuilco¿Qué pasaría, entonces, si realmente viéramos pasar los días ir y venir , envueltos en el  misterio?…

¿Cómo serían nuestras vidas si nos dejáramos sorprender por la complejidad del anochecer?

¿Si realmente pusiéramos toda nuestra atención en una sola rotación terrestre, y al final del día encontráramos otras respuestas sobre nuestra especie o sobre nuestro ser?

¿Qué siento yo de verme aquí, en este instante, en este espacio de tiempo?”

Me hago estas preguntas desde que era muy pequeña: pensaba siempre en la dualidad de la vida y la muerte. Cuando sentía miedo, de un momento a otro, el viento venía a calmar mi espíritu… el viento de una noche llena de misterio.

cuicuilcoEn Cuicuilco, el viento fluye y pasa silbando una música para mi adentro, y a veces se topa con las aristas de mis pensamiento. Su pirámide circular se siente fluir, abrazando y reconstruyendo cada idea, cada pensamiento hasta su liberación; la redondez de su pirámide principal lo hace posible. Así se recibe el canto y la danza del lugar, sin obstáculo alguno; solo fluye y emprende vuelo a nuevas percepciones. Mis preocupaciones diarias desvanecen y danzo en el silencio. Me corazón se abre aún más y un ímpetu por reconocerme como parte de este misterio que me envuelve.

El viento toca mi mejilla mientras me recuerda “Estoy aquí, celebró mi tiempo, mis pasos, mi obscuridad y mi propio canto. Soy la vía donde confluyen los tiempos. Crece mi corazón”.

Soy vida.”

 

 

Caminata Al Lago: Cómo el Retiro de Schweibenalp 2016 Ayudó a una Mujer a Conectarse con la Alegría de su Interior

El siguiente es un testimonio escrito por Barbara Vencelj, quien asistió a nuestro retiro del 2016 en Schweibenalp, Suiza. Barbara comparte sobre cómo el retiro la ayudó a conectarse consigo misma, la naturaleza y su comunidad.

Durante nuestro retiro de seis días en Schweibenalp en octubre de 2016, pasamos un tiempo maravilloso. Practicamos movimientos, respiraciones, ejercicios de testigo y aprendimos pases de energía para activar y abrir el cuerpo y el corazón y expresar plenamente una intención sincera.

Juntos, compartimos días en un hermoso entorno en la naturaleza en las montañas sobre el lago, conectados con el universo y la tierra, y entre nosotros. Compartimos comidas nutritivas y brillamos con vida. Mi corazón estaba cantando en celebración a la vida. Me llené de alegría al ver todos los colores y pensar en la abundancia que ofrece la vida en la tierra.

También compartimos un paseo inolvidable hacia el lago en las montañas. Era una mañana brillante y clara, con un cielo azul y nubes blancas vagabundeando alrededor. La niebla flotaba sobre el lago. Caminamos por los prados sobre el gran lago hacia el bosque. Recuerdo cómo el sol brillaba a través de los árboles. El camino fue agradable y sin problemas. Caminé con facilidad. Me sentí conectada con la madre tierra y conecté mi respiración con mi cuerpo energético y mi cuerpo físico. El silencio detuvo suavemente mi diálogo interno y yo fui una con el universo.

retreat

retreatRecuerdo haber caminado con Aerin, tomadas de la mano y charlando como viejas amigas. ¡Oh, cómo nos reímos! Yo estaba tan feliz. Es una sensación agradable caminar con las personas que amas. El aire estaba frío y Aerin estaba fría. ¡Ella me dejó tomar sus guantes verdes! Eso me hizo aún más feliz.

A lo largo del camino hacia el lago, había muchas esculturas amistosas de madera de personas y animales que me inspiraron y me trajeron alegría.

Después de una hora y media, llegamos al lago, el ojo verde de la montaña, reflejando suavemente las montañas y los árboles, reuniendo el corazón de los espíritus de la montaña en el silencio.

Nos reunimos en la orilla del lago, experimentando el silencio y la paz. Sobre las montañas del lago, el sol se elevaba sobre nosotros y brillaba, como un querido amigo enviando brillantes rayos láser a través de las nubes. Parecía realmente mágico. Todos nos sentimos bendecidos de ser parte de la naturaleza y del universo, cantamos canciones de alegría y agradecimiento, celebramos esta hermosa vida.

retreatFue realmente una caminata hermosa e inolvidable, y estoy agradecida con ganas de regresar a las montañas nuevamente.

-Barbara Vencelj

Barbara es médico y parte de un equipo de rescate de emergencia al aire libre en las montañas de Eslovenia.

 

Acerca de nuestro retiro del 2017 en Schweibenalp, Suiza

Puedes experimentar la alegría, la paz, la conexión y la comunidad en Schweibenalp, Suiza al igual que Barbara. Regresaremos a Schweibenalp para un retiro de 4 días del 26 al 29 de octubre para otro fin de semana increíble para desbloquear las siete compuertas para ensoñar. ¡Aprende más sobre el retiro aquí! No podemos esperar para conectarnos contigo.

retreatretreat

La Espiral de mi Vida – Pablo Baynon en el Camino con Corazón

La espiral de mi vida comenzó en plena revuelta social. Estaba en la panza de mi madre cuando la policía la detuvo junto a otras personas en una protesta. Mi mamá también cantaba antes que yo naciera, pues mi abuelo materno tocaba el piano mientras mi abuela armaba mapamundis y atendía un almacén. Mi padre era obrero entonces, como mi abuelo paterno, que era tornero; y mi abuela era hija de campesinos de la Patagonia. A temprana edad me tocó la última dictadura militar de Argentina. Mis padres intentaron mantenernos, al margen del horror que vivían, pero recuerdo el miedo expresado en sus ojos y mi propio temor a toda la gente, pues me parecía amenazante..
adobeAfortunadamente vivía en una barrio en donde jugaba con muchos niños. También dibujábamos, cantábamos y hacíamos obras de teatro con mis hermanos y primos. Todo lo anterior conformaría mi pasión y propósito en este mundo. Se sumó entonces otro elemento que pasó desapercibido por muchos años. En la escuela de verano donde asistía con otros niños, una tarde calurosa, nos llevaron a caminar hasta un pequeño puente de madera sobre un arroyo. Los maestros platicaban ente sí a unos metros cuando llamaron mi atención los comentarios de los pequeños. Miré hacia donde señalaban y vi algo que aún no puedo diferenciar de un sueño: en la barranca terrosa del arroyo, esculpida en la tierra negra, había un gran rostro, de labios gruesos, nariz ancha y dos piedras rojas carmín brillante en los cuencos de ambos ojos. Contemplé la imagen en silencio y oí decir a los niños que esa cara fue hecha por los “indios”, que si se le arrojaba una piedra, provocaría lluvia.

P1012433

Fui desarrollando mi gusto por el dibujo, el deporte, hacer canciones y también por la participación política. Cuando me invitaron a tocar en un grupo de rock, sentí al fin tener un lugar en el mundo. Sin embargo, algo no funcionaba. Varios años después mis compañeros de música tuvieron hijos, o bien su trabajo los demandó por completo. Fue entonces que un amigo me prestó “Una Realidad Aparte” de Carlos Castaneda. Cuando acabé el libro salí a la calle, como siempre; pero, por primera vez, caminé en completo silencio. Y fue caminando, tiempo después, que tomé la decisión de seguir el “camino con corazón”. Comprendí qué era lo que no funcionaba en mi relación con la música. Yo buscaba, en realidad, algo por lo cual sentirme seguro y reconocido. Quería ser como los músicos famosos. Para seguir el nuevo camino tuve que hacer un arreglo: De allí en más, la música seria mi compañera de ruta y cantaría ante quien quisiera escucharme.

la quemadaPara seguir el camino con corazón, ¡qué mejor que viajar a México! Además probaría si podía valerme por mí mismo. Corroboré en tierras mexicanas el inmenso legado de los antiguos sabios, plasmado aún en su infinita cultura. Sin embargo poco a poco perdí el ímpetu y quedé agobiado por el día a día y un desamor. Una tarde, caminando, me llegó la idea de que debía conocer a nuevas personas. Esa noche encontré a un practicante de los pases energéticos. que al día siguiente me llevó a una práctica. Ahí conocí a mi esposa.

Los pases energéticos me dieron un enorme envión y mi amada me propuso irnos a Michoacán a vivir en una granja. Sin embargo…tenía miedo. Decidí ir a dar una vuelta por las montañas para tomar la gran decisión. En la estación de trenes, un señor que caminaba a mi lado, me regaló una revista: ¡Una señal! Pero, por más que leí el ejemplar, no hallé nada que resolviera mi duda. Realmente no sabía bien qué quería hacer de mi vida y, tras un par de años de marchas y contra marchas, mi compañera y yo fuimos realizando esa propuesta. Me quedó, sin embargo, esa sensación dubitativa. Podría haberme ahorrado muchos disgustos y disfrutar más aquel período si hubiera prestado atención a la revista que me dio el misterioso hombre. La hojeé años después: en la contratapa había una enorme fotografía de las mariposas monarcas, ¡el símbolo de Michoacán!

P1012406

13147945_10154784442769008_684090214_oActualmente la granja se mudó a la provincia de Córdoba, Argentina. Cuando en un ejercicio de acecho nos pidieron que halláramos la piedra que aún tenemos en nuestro corazón cerré los ojos y reviví el terror del tiempo de la dictadura. Pero también vi la imagen de la abuelas de pañuelos blancos que lograron, con ayuda de las instituciones, que esa gente que me aterrorizó obtuviera su merecido. Decidí dejar ese miedo atrás.

Mi linaje, el rostro esculpido en la barranca terrosa, la música, los pases energéticos, el amor al prójimo, mi amada… todo engarzado en la espiral de esta vida.

La Forma de la Espada, ejecutada por Pablo Baynon

Teaching BE: Sharing Magical Moments

Our Community: Luis Alonso shares his experience of teaching BE

Luis reflects on a Being Energy class he just taught to a group of students.
The experience of transmitting energy passes is very pleasant and mysterious.

I always am in wonder at the vibration generated in the group, as well as the possibility of opening, through practice, a space for inner silence. I remain hopeful that the people who attend my classes achieve that cubic centimeter of chance that don Genaro talked about—that second of silence that allows you to stop the world and change your point of view.

luis class on floor

Two hours of class can seem like a short time or a long time. It depends on your perspective.

One second of intensity may be sufficient to turn the wheel of time. Inevitably, I link my teaching experiences with the Being Energy workshop on the Wheel of Time, which made a big impression on me. This choice of holding or moving body tension, of letting ego control you or finding freedom and relaxation spirit.

I hope that people who attended this class came away with the idea that it is possible to move with consciousness and freedom, that energy passes are not mechanical movements, but life and energy in expression.

Luis class standing

 

 

 

A Path Unfolds: Lirio’s Story

Hello. I am Tania Quiroz, known as Lirio Díaz, and I live in Xalapa, in the State of Veracruz, Mexico.

I was born in Mexico City and lived there for many years, which is why it is a place that I love and go back to every chance I get.Lirio_Xalapa_2

I have lived in Xalapa for several years. It is a town that embraced me and allowed me to start building dreams and projects that I had envisioned for a long time, which started growing once I came here. This is a beautiful city that lies among mountains, with plenty of green areas.

Once, when I was a child, I was next to my small bookshelf and I figured that I would love to have lots of books around me. Just picturing this filled me with joy. It made me feel that I had company and shelter. It was one of the first times that I felt the touch of that energy outside of us that enables you to dream, imagine, and that clears the way before you.

Lirio_Xalapa_1Since I was in elementary school, and all the way through high school, I always felt connected with the stories in the books—fiction in particular—and it was easy for me to discuss their contents with others.

It was also in high school that I read Carlos Castaneda’s books, and they had a strong impact on me. It was like saying, “Of course! That’s it!” and feeling relieved and happy about something being proved that you knew inside, but which you could not voice. That something, to me, was to feel that life had a purpose and that it is worth living.

From that moment on, I applied in my daily life what I had understood from the books. I can say that it always brought a sense of more calm and confidence to my actions. When I learned the energy movements, years later, I committed to practicing them with great delight.

Lirio_and_StudentsBack to my dreams and projects, it was thanks to a dear friend, who suggested that I started giving workshops about short stories for children and teenagers, that reading was revealed to me as a means to share with others, as well as a source of income.

I enjoyed teaching workshops for children. I learned much from them; from their innocence, their intelligence, creativity and sense of humor.

I graduated as a psychologist, and wrote a paper about reading as a support tool for teenagers. My idea was to keep offering these workshops in schools, but something did not fit entirely in that plan.

It was then when I attended my first Being Energy workshop in Teotihuacan, and I also took the Module 1 Teacher Training. There I found the energy needed for the project that I really wanted: teaching self-improvement classes in which I included physical movements performed with awareness, reading and psychology. Movement was the missing piece in the puzzle, and once I realized it, I could not imagine a full session without it.

Lirio_MovementThis project is still being nourished by the support network that Being Energy represents. I learned a lot from teaching online classes, and my understanding of the movements and the body was grounded in a deeper way. I also found myself experiencing great physical and emotional well-being.

Taking the leap to the online platform was also a great opportunity, because now there’s a big flow of information going through it, and more people are coming to it. It is the platform that I currently use most to teach my Being Energy and self-improvement classes (via Skype).

Lirio_ThankYouI am very grateful to Aerin and Miles and to the entire Being Energy community for opening this wonderful path of learning, well-being and awareness.

Thank you for reading my story!
Lirio

 

A Story of Confidence: Dr. Barbara Vencelj and BE

Note: Barbara will teach with us in Amsterdam! We are grateful to have her join us for our October workshops there, where she will be available to help you integrate your health issues and concerns with the tools you learn in the workshop.

Barbara_Vencelj_2This is my story of confidence. It revealed itself during the BE workshop in Italy this spring and now I am sharing it with you dear reader. I admit to having the same fear and lack of confidence that this story is about while writing this, but when I connect with the earth supporting me and sky inspiring me, I can let the words flow, and the story tell itself.

I am happy to feel aligned with confidence in my life—most of the time. I feel safe to travel around, admire the magical world and connect with other people, animals, water, mountains, trees and things I encounter along the way, and to breathe in and out freely. This feeling of safety and being accepted comes from my family, and I’ve also found it from the earth, as it supports me in every step I make, and the sky and stars that keep drawing out my dreams.

bv_antelopeIf I close my eyes and think of confidence, an image of my father pops out. His working hands—strong brownish hands—and a smile on his face, he seemed able to tackle any task around the house and garden you can imagine. He fixed things with an ease and joy that was contagious. Whenever something broke—car, bike, washing machine, fence, roof, you name it—he could mend it. If there was a mathematical task, if a neighbor, a friend, mum, my brother or I needed a hand, he was there. With a sparkle in his eyes and light around of focused attention, he would accomplished his task, confidently and with sobriety. It was like something bigger supported him. Earth and sky.

I guess some of this confidence and kindness came to me through him.

bv_mountainsI chose to become a medical doctor, not really knowing why. I naturally want to help others in need. When I was a kid, if another kid was injured when we were playing, I cleaned and bandaged the wound and gave them a hug. I could do it with ease and love at the same time. I wasn’t afraid of seeing blood and damaged tissues. I could help with a confidence and calmness I cannot explain. That is why I became an emergency doctor, so that I could help and be with people in the worst moments, to act fast, with sobriety and calm to help a person out of danger. My intent, beyond offering treatment, is to mostly give comfort to others and be present as kind and loving human by their side… to hold their hand, listen, smile, and maybe help take the fear away in the scary environment of an ambulance or helicopter.

After ten years of being an emergency doctor, I realize that this is my deeper purpose…not only to ease pain, treat a wounded body and resuscitate hearts, but to give a smile, hold a person in one of their worst moments, give affection in the dark night and acknowledge and salute the spirit in a wounded or dying body—to see the spirit of a person and be beside them…that is my purpose. Today I feel the support of mother Earth and I know infinity holds me. It is my purpose. I am an expression of infinity, one who helps others to feel better, one who connects with others in a supportive, kind and loving way.

bv_helicopterConfidence: A key of wellbeing. One aspect of this inside of me is the feeling that I can act with sobriety in every situation. I studied and practiced and trained for years to acquire medical knowledge and skills. Most of the books I read are medical books, and I dedicate a lot of time to study. It brings me joy.

About five years, I joined Being Energy. Connecting with Aerin and Miles and the family of BE people, my perspective widened, and my awareness grows. Like a tree, rooted in the earth that listens to the stars, aligned with the intent of infinity. I have found out that my purpose and confidence is not a matter of my ego, but something bigger, living inside and outside of me. I feel that infinity holds and the earth supports me. Being confident is to be aligned with the force that moves the world around us, and to acquiesce to what my come.

Now every time we rush in an ambulance or helicopter to the scene of an accident, I consciously inhale deeply through my feet upward for support from the earth, and open my heart and crown to align with the universe…and I pray to do it right and well and acquiesce and let infinity hold us.

bv_energy_passIts hardest thing of all for me and also for other doctors is to take care of and to resuscitate a seriously ill or injured child. The immense stress and responsibility and fear of losing a child is scary and heavy.

A child is not just a small adult from the medical point of view. A child has a different physiology, different size and weight, different dosage of medicine…and as a doctor, you must be prepared, but there are some things that it isn’t possible to prepare for, and the fear of being responsible for a child’s life is so big that something bigger has to support it. I am here to do the best I know how, to do it in loving way and to be open for support.

It was an early Sunday afternoon on an ordinary busy day in our emergency department, when we got a call that one-and-a-half-year-old toddler had fallen from a second-story window and was laying on the road without signs of life. I felt a shiver go down my spine.

Fear squeezed my heart and brain for a moment… I remember as we were driving to the scene, I started praying for the child. I breathed in the breath from the earth, collecting confidence from the earth and let it travel through my body, through my lover discs to the heart and up to the brain. The breathing brings me to the here and now, and helps me connect to the feeling of trust and confidence. A trust in the universe and in something much bigger and a trust that it all will be ok, as it has to be. As we were driving to the child, something came to calm my mind and heart so that I could easily concentrate on things like calculating the child’s weight, proper dosages of medicine, etc.

bv_emergency_crewWe arrived at the scene, and I jumped out of car to the child lying on the ground. This moment was a moment of heightened awareness; it felt like there was a bubble of silence around me and the child,. I didn’t notice the noise of the crowd gathering around us or anything else; we were in a cocoon of light. The world stopped for the moment, and I saw the child breathing in and out, his heart still beating…he is alive…

Feelings of confidence and affection, acknowledgement of fear and trust all became very present at that moment. In the next minutes as we resuscitated the child, I felt the alignment of the universe and the intent that this child is going to live. We were so present, efficient, and the action went with ease and fluidity… we stabilized the child and took him to the hospital… And the child lived.

Thank you,
Barbara Vencelj

Cambia, Suelta y Libera tu Historia: Enseñando en el Camino con Corazón

Como instructor de Being Energy, a menudo tengo que enfrentar todos mis miedos e inseguridades cuando empiezo a planear una clase. Me encuentro preguntando: ¿Quién soy yo para estar ofreciendo instrucción a los demás en algo tan escurridizo y difícil de hablar sobre cómo girar la rueda del tiempo? ¿Cómo crear una pausa en la repetición aparentemente incesante de nuestras propias historias? ¿Cómo puedo estar honestamente delante de los demás cuando yo realmente no me entiendo nada a mí mismo?

Carlos Castaneda solía decir que nadie “entiende” nada. Una verdadera comprensión requeriría ir detrás o más allá de los supuestos en que se basan todos los intentos de comprensión –algo que no podemos hacer, porque en la base de todo hay puro misterio, lo desconocido–. Es como el niño que responde a cada paso de la explicación de un adulto con “¿Por qué?”, hasta que finalmente su padre tiene que decirle que no hay “por qué” para algunas preguntas. Sin embargo, incluso sin entender nada, podemos manejar y disfrutar de la vida y el mundo perfectamente bien; podemos funcionar maravillosamente.

Tom Detail BE Energy PassCuando guío clases de Being Energy o enseño a otros, mi única opción es suspender mi propia historia, que incluye un montón de dudas propias sobre el manejo de algo que no puede reducirse a la lógica o la razón, y dejar que el Espíritu se canalice a través de mí, aunque sólo sea por un rato. Bajo la presión de mi compromiso para presentar algo, tengo que relajarme en algún punto y dejar que las ideas fluyan— qué enfatizar, cómo expresarlo, qué secuencia de movimientos hacer— y luego conectar con la sensación energética que los movimientos y prácticas crean. Esto es especialmente cierto cuando se presenta el Código o guío una sesión de recapitulación. Es un misterio por qué los movimientos del Código silencian la mente, pero sí experimento ese silencio y lo siento como una conexión directa entre los que estoy guiando y yo, aun cuando estamos en diferentes partes del mundo, comunicándonos por Internet pero también a través de nuestro enlace energético.

Recapitular en un grupo es aun más misterioso. Si cada uno de nosotros está revisando sus propias experiencias de vida distintas, ¿Cuál es el valor de llevar a cabo esto como una actividad de grupo o de clase? Por un lado, estamos condicionados a la disciplina de un horario y un acuerdo para reunirnos, por lo que el formato de clase nos ayuda a dar ese paso inicial –¡Sólo Hazlo!–. Más allá de esta ventaja práctica, el formato de grupo ayuda a crear y reforzar un determinado estado de ánimo, de silencio, de valor y determinación para enfrentarnos a nosotros mismos sin juicio. La suspensión del juicio también se aplica al acto de la recapitulación en sí. Aún cuando nada llegue a nosotros como una experiencia digna de recapitularse, aceptamos esto sin autocrítica y con un estado de ánimo de curiosidad y asombro. Incluso la experiencia más aparentemente mundana que nos toque recordar puede conducir al descubrimiento y auto-conocimiento.

Tom Teaching

El desafío de integrar nuestro centro más profundo, la esencia de nuestro ser, con nuestro comportamiento y elecciones no es un objetivo ante el cual nos podamos juzgar como ganadores o perdedores. Es un camino, un proceso que continúa a todo lo largo de nustras vidas. Todos tienen dudas, y cada uno de nosotros pierde el sentimiento de energía fluida y de silencio una y otra vez. Sin embargo, si hemos probado esta energía y este silencio, sabemos cómo encontrarlos y seguimos regresando, tratando de ir más profundo y de mantener esta posición por más tiempo.

Al decidir enseñar te estás comprometiendo. Estás eligiendo ponerte en el borde y reunir tu energía cada vez que guías a otros, a pesar de no tener garantías de que vas a tener éxito. Cuando se acerca una clase y te sientes perdido, el compromiso viene en tu ayuda. Esto centra tu atención y activa tu intento para que realmente puedas conectar con la fuente inagotable de la vida y la creatividad. Te pones de pie ante los demás sin saber exactamente lo que vas a decir, pero con una sensación de certeza que se expresa en tu voz, tus ojos y tus movimientos. Y en ese momento has cambiado tu historia—tú eres alguien o algo más, una expresión del infinito.

¡Qué gran regalo es esta oportunidad de compartir la belleza del espíritu con otros!

Tom Reavley

Nota: No querrás perderte los Talleres y Programas de Formación de ¡Ser un Experto! de Being Energy durante el otoño. ¡Sumérgete el 26 de septiembre en Girando la Rueda del Tiempo y el 7 de noviembre en La Grieta Entre los Mundos! Se requiere inscripción previa.

Nos encantaría verte ahí.

Aerin y Miles

¡BE en Bulgaria!

Hola, Amigos,

Les escribo para contarles acerca de nuestro taller más reciente en Bulgaria. Puedo decir que fue el evento más exitoso conducido por instructores de BE en Bulgaria. Fuimos capaces de obtener una hermosa sede para el evento, en la que se servía buena comida, a un precio razonable de 45 Euros por el taller, hospedaje y alimentos. ¿Han escuchado antes de semejantes precios? Es posible aquí. Y la mitad del precio cubrió el taller, lo cual es la tarifa normal por hora en estudios de yoga aquí.

Pavel Pavlov

Estemos, desde luego, apenas comenzando nuestro camino como Instructores de BE en Bulgaria, por lo cual no establecimos un precio más elevado. Paciencia. Nuestro grupo consiste de 12 practicantes y dos Instructores de Being Energy, Sergey Velev y yo.

Permítanme contarles un poco acerca de la sede del evento. Es un sitio un poco rústico, pero muy agradable, en un pequeño pueblo con manantiales de agua mineral. Es de hecho una pequeña fábrica de cerámica donde hay un estudio para diseñar diferentes figuras de arcilla. Cada año, la fábrica organiza seminarios para niños, en los que se les da la oportunidad de trabajar con sus manos en el estudio. También tienen seminarios para diferentes tipos de artistas –pintores, escultores, etc.–. Hay hermosas piezas de arte por todo el estudio, que fueron elaboradas durante estos seminarios.

Pudimos disponer del lugar entero durante el fin de semana, y comimos alimentos cocinados especialmente para nosotros, basados en un menú que solicitamos.

Participants 1

El ánimo era uno de corazón y sincedirad; todos trabajaron duro y extrajeron lo mejor del evento. Había seis recién llegados que expresaron su emoción y felicidad por estar ahí.

Al final del taller dejamos algo de tiempo para que todos hicieran preguntas, o simplemente dijeran como se sentían. La mayoría compartió que ahora tenían una nueva visión para sus vidas. Una de los recién llegados explicó que pensaba que iba a practicar yoga, pues también anunciamos el evento a través de nuestros amigos instructores de yoga. Al principio se sintió confundida por los movimientos. Quedó impresionada cuando hablamos de Carlos Castaneda, pues justo había comenzado a leer sus libros recientemente. Tras hacer la conexión entre leer los libros y este evento, se dio cuenta de que no estaba ahí por accidente.

Participants In Studio 2

El tema del taller fue “En el Flujo del Poder”. ¡El tema fue ideado por Sergey y por mí antes de conocer el de las siguientes clases del Camino con Corazón! Durante el almuerzo, escuché a un practicante hablar acerca de un clip de video que había enviado a YouTube sobre una pata que cruzó con sus patitos una carretera de seis carriles con mucho tráfico. Esta historia me impactó. Cuando, al final del evento, redefinimos para nosotros mismos el significado de poder personal, escribí en mi libreta: “El Poder Personal es guiar a tus patitos a cruzar una carretera transitada de seis carriles para llegar al otro lado juntos”. Y, ¿por qué no a lo Desconocido?

Participants In Studio 5¿Pueden imaginarse a esta ave cruzando, volando y ajusticiando monstruos con sus patitos? ¿Qué puede impulsar este acto increíble? Tras el taller, encontré el clip y lo compartí en la página de Facebook de Being Energy en Bulgaria. Lo pueden ver aquí: https://www.facebook.com/BeingEnergyBulgaria – Un reportaje de CNN.

Incluso compre una familia de patos en cerámica que están ahora frente a la casa del árbol en el bosque, junto al sitio donde les escribo esto. Una hermosa cadena de patos. Y, por supuesto, es ahora mi imagen de escritorio.
Make_way_for_ducklings_statue

Durante la preparación del taller tenía una fuerte sensación de que necesitaba sostener el intento claro acerca del tema, y después desarrollar todo alrededor de éste. Definitivamente llegó, pero al inicio sentí que mi energía estaba dispersa y que las cosas no funcionaban tan fluidamente como me hubiera gustado. Es un proceso de aprendizaje, y estoy agradecido con mis queridos maestros, Aerin, Miles, y todos los increíbles seres de este linaje – de quienes siento su apoyo–, así como con todos mis camaradas de ¡Ser un Experto!

Pavel Pavlov

A Path of Love, A Path with Heart

My name is Kale Amber, I come from a lineage of disciplined, strong beings from Costa Rica. My ancestors had a passion for music, which I carry. Music is seen as the intentional use of the vibration and creates with its counterpart silence the perfect vehicle for emotions. Since early childhood, I’ve lived in a world of sublime emotions, enthanced by music, that my mom cultivated in me through her refined taste for classical music.

Kale AmberAs a young boy, I spent countless hours disassembling things with the sole purpose of finding out how they worked. I now disassemble more ethereal things, like the person, the egos and the stories which I believe are the source of all emotional pain.

My biggest passion now is to write about the human journey. My focus is the deliberate balance between body, mind and spirit that we can achieve when we learn to master our emotions. I intend to teach the evolution and awakening of awareness through emotional intelligence. My interest in this work centers on dealing with emotional pain and helping other beings to acknowledge and understand pain as the utmost tool for bringing us to the present moment.

I came in contact with Carlos Castaneda’s teachings through his books when I was in high school and in the past ten years have worked more with the teachings through the practice of energy movements. In this work, there was a pivotal moment in my life—I recall it as the beginning of my journey in the path of the warrior. I was in a public library and found the book Magical Passes. I did one pass from the book and from that little gesture, magical changes unfolded that have led me to the present moment. Everything that has happened to me since can be connected backwards as if to a master plan.

Kale_Blog_1b

I am grateful for the life I am experiencing, for the human beings, places and experiences in my journey and for the wonderful possibility of waking up to enhanced awareness every day.
In the past five years, Being Energy has been the structural backbone for my journey. Through the regular practice of movements, breathing, recapitulation and silence, I have discovered my true self, my purpose and the joy of being.

My purpose in life is simply to be, but beyond this, I feel an urge to teach fellow travellers how to live easier, more meaningful lives. Being Energy has provided me with a nurturing environment to discover myself, navigate the unavoidable challenges of life and transcend my own boundaries.

Kale_Blog_2

My father passed away a few years ago, while I was attending Being Energy’s Path with Heart classes. The energetic web created by all beings participating in these classes carried me over my grief with beautiful waves of energy, and I could experience the many layers of my father’s death in awe and wonder and also with presence and flow, allowing the pain, too. For this I will always be grateful to my dear teachers Miles and Aerin.

Currently, I am actively teach the daily Being Energy Mind + Body + Spirit classes, teaching Recapitulation and The Ancient Seer’s Code from my home in Florida. I also conduct classes and workshops for groups of practitioners in Costa Rica. Teaching Being Energy opens avenues for me to connect to my true self and to Silent Knowledge, and provides tools for the manifestation and transformation of one’s life in a beautiful organic way that only can be achieved when we learn to love ourselves, our dear families, our partners, our mentors, teachers and friends. From there we can manifest everything else.

Kale_Blog_5