Cambia, Suelta y Libera tu Historia: Enseñando en el Camino con Corazón

Como instructor de Being Energy, a menudo tengo que enfrentar todos mis miedos e inseguridades cuando empiezo a planear una clase. Me encuentro preguntando: ¿Quién soy yo para estar ofreciendo instrucción a los demás en algo tan escurridizo y difícil de hablar sobre cómo girar la rueda del tiempo? ¿Cómo crear una pausa en la repetición aparentemente incesante de nuestras propias historias? ¿Cómo puedo estar honestamente delante de los demás cuando yo realmente no me entiendo nada a mí mismo?

Carlos Castaneda solía decir que nadie “entiende” nada. Una verdadera comprensión requeriría ir detrás o más allá de los supuestos en que se basan todos los intentos de comprensión –algo que no podemos hacer, porque en la base de todo hay puro misterio, lo desconocido–. Es como el niño que responde a cada paso de la explicación de un adulto con “¿Por qué?”, hasta que finalmente su padre tiene que decirle que no hay “por qué” para algunas preguntas. Sin embargo, incluso sin entender nada, podemos manejar y disfrutar de la vida y el mundo perfectamente bien; podemos funcionar maravillosamente.

Tom Detail BE Energy PassCuando guío clases de Being Energy o enseño a otros, mi única opción es suspender mi propia historia, que incluye un montón de dudas propias sobre el manejo de algo que no puede reducirse a la lógica o la razón, y dejar que el Espíritu se canalice a través de mí, aunque sólo sea por un rato. Bajo la presión de mi compromiso para presentar algo, tengo que relajarme en algún punto y dejar que las ideas fluyan— qué enfatizar, cómo expresarlo, qué secuencia de movimientos hacer— y luego conectar con la sensación energética que los movimientos y prácticas crean. Esto es especialmente cierto cuando se presenta el Código o guío una sesión de recapitulación. Es un misterio por qué los movimientos del Código silencian la mente, pero sí experimento ese silencio y lo siento como una conexión directa entre los que estoy guiando y yo, aun cuando estamos en diferentes partes del mundo, comunicándonos por Internet pero también a través de nuestro enlace energético.

Recapitular en un grupo es aun más misterioso. Si cada uno de nosotros está revisando sus propias experiencias de vida distintas, ¿Cuál es el valor de llevar a cabo esto como una actividad de grupo o de clase? Por un lado, estamos condicionados a la disciplina de un horario y un acuerdo para reunirnos, por lo que el formato de clase nos ayuda a dar ese paso inicial –¡Sólo Hazlo!–. Más allá de esta ventaja práctica, el formato de grupo ayuda a crear y reforzar un determinado estado de ánimo, de silencio, de valor y determinación para enfrentarnos a nosotros mismos sin juicio. La suspensión del juicio también se aplica al acto de la recapitulación en sí. Aún cuando nada llegue a nosotros como una experiencia digna de recapitularse, aceptamos esto sin autocrítica y con un estado de ánimo de curiosidad y asombro. Incluso la experiencia más aparentemente mundana que nos toque recordar puede conducir al descubrimiento y auto-conocimiento.

Tom Teaching

El desafío de integrar nuestro centro más profundo, la esencia de nuestro ser, con nuestro comportamiento y elecciones no es un objetivo ante el cual nos podamos juzgar como ganadores o perdedores. Es un camino, un proceso que continúa a todo lo largo de nustras vidas. Todos tienen dudas, y cada uno de nosotros pierde el sentimiento de energía fluida y de silencio una y otra vez. Sin embargo, si hemos probado esta energía y este silencio, sabemos cómo encontrarlos y seguimos regresando, tratando de ir más profundo y de mantener esta posición por más tiempo.

Al decidir enseñar te estás comprometiendo. Estás eligiendo ponerte en el borde y reunir tu energía cada vez que guías a otros, a pesar de no tener garantías de que vas a tener éxito. Cuando se acerca una clase y te sientes perdido, el compromiso viene en tu ayuda. Esto centra tu atención y activa tu intento para que realmente puedas conectar con la fuente inagotable de la vida y la creatividad. Te pones de pie ante los demás sin saber exactamente lo que vas a decir, pero con una sensación de certeza que se expresa en tu voz, tus ojos y tus movimientos. Y en ese momento has cambiado tu historia—tú eres alguien o algo más, una expresión del infinito.

¡Qué gran regalo es esta oportunidad de compartir la belleza del espíritu con otros!

Tom Reavley

Nota: No querrás perderte los Talleres y Programas de Formación de ¡Ser un Experto! de Being Energy durante el otoño. ¡Sumérgete el 26 de septiembre en Girando la Rueda del Tiempo y el 7 de noviembre en La Grieta Entre los Mundos! Se requiere inscripción previa.

Nos encantaría verte ahí.

Aerin y Miles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *