Cuicuilco, Donde Me Reconecto Con Mi Legado

cuicuilco

Por Aridana Vasquez

El Valle de México tiene movimiento y quietud en un mismo instante.

¿Y si explorando la ciudad nos encontráramos de pronto en este espacio inerte entre el caos y la quietud? Podríamos entrar y salir del laberinto de la ciudad con un solo pestañear, y así encontrar nuestro propia voz, nuestro propósito y legado aceptando nuestra dualidad del fluir de la luz y vida que somos y de la quietud, oscuridad y muerte que también somos.

cuicuilcoEn el intento por vivir el día en total consciencia, cada vez que puedo, salgo de mi trabajo y me tomo un momento para ordenar mis pensamientos.

Camino hacia Cuicuilco, la zona arqueológica mesoamericana del periodo preclásico localizada en el sur-este del valle de Méjico, es traducido como el Lugar donde se hacen cantos y danzas. Esta ciudad tan lejana en el tiempo lineal aparente, y a la vez tan presente, la siento en plena conexión con mi espíritu ancestral. Ha sido siempre un refugio de ideas, un refugio silente de mares en calma para mi propia tempestades. Y se encuentra en plena ciudad, cerca de mi trabajo!.

Cuando llego a Cuicuilco respiro profundo y una recolección de antiguas memorias, me lanzan volando a ese espacio aislado y detenido en el tiempo. Siento que Cuicuilco me llama, y que quiere compartir conmigo sus secretos. Me gusta sentirme protegida por sus campos de lava. Las erupciones del Volcán Xitle sepultaron y destruyeron a Cuicuilco. Este desastre provocó la dispersión de la cultura Cuicuilca hacia Toluca y Teotihuacán; sus habitantes tuvieron que renacer y fortalecerse de nuevo.

cuicuilcoQuizá sea la energía de todo ese espacio cubierto de lava, las miles de vasijas y huesos que quedaron atrapados en la roca volcánica, en contención; quizá sean esos secretos cubiertos y atrapados en aquellas erupciones del Xitle donde la lava eternizó el momento. Como cuando estoy aquí parada se suspende mi tiempo y se aclara mis pensamientos.

Cuicuilco se abre a mis ojos como un núcleo vigoroso de energía reparadora.

Su pirámide circular me trae el recuerdo del viento que fluye sin barreras y limpia mi ser dual, lo despierta.

Me siento con el libro de Ernesto Sábato, “Sobre héroes y tumbas”  y esta oración llama mi atención:

“Un Misterioso acontecimiento se procede en estos momentos: anochece.”

cuicuilco¿Qué pasaría, entonces, si realmente viéramos pasar los días ir y venir , envueltos en el  misterio?…

¿Cómo serían nuestras vidas si nos dejáramos sorprender por la complejidad del anochecer?

¿Si realmente pusiéramos toda nuestra atención en una sola rotación terrestre, y al final del día encontráramos otras respuestas sobre nuestra especie o sobre nuestro ser?

¿Qué siento yo de verme aquí, en este instante, en este espacio de tiempo?”

Me hago estas preguntas desde que era muy pequeña: pensaba siempre en la dualidad de la vida y la muerte. Cuando sentía miedo, de un momento a otro, el viento venía a calmar mi espíritu… el viento de una noche llena de misterio.

cuicuilcoEn Cuicuilco, el viento fluye y pasa silbando una música para mi adentro, y a veces se topa con las aristas de mis pensamiento. Su pirámide circular se siente fluir, abrazando y reconstruyendo cada idea, cada pensamiento hasta su liberación; la redondez de su pirámide principal lo hace posible. Así se recibe el canto y la danza del lugar, sin obstáculo alguno; solo fluye y emprende vuelo a nuevas percepciones. Mis preocupaciones diarias desvanecen y danzo en el silencio. Me corazón se abre aún más y un ímpetu por reconocerme como parte de este misterio que me envuelve.

El viento toca mi mejilla mientras me recuerda “Estoy aquí, celebró mi tiempo, mis pasos, mi obscuridad y mi propio canto. Soy la vía donde confluyen los tiempos. Crece mi corazón”.

Soy vida.”

 

 

4 comments on “Cuicuilco, Donde Me Reconecto Con Mi Legado

  1. liriodiaz on

    Qué hermoso esto que describes Ari, pude verte y ver el lugar y su viento y su misterio. Gracias por compartir tu experiencia.

    Responder
  2. Wetzel Corinne on

    Your words are inspired by the silent spirit of this sacred place; gracias Aridana for sharing; i can feel the wind whispering ancient wisdom🌟 Corinne

    Responder
  3. Samuele on

    Gracias por compartir tu experiencias con el tiempo, el viento, el lugar y contigo misma. Cuicuilco es magico, magica eres tu, y magico es el tiempo que vives en esta tierra. Respiro contigo.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *