Lo Que Carlos Castaneda Me Enseño Sobre El Tiempo

El Tiempo es como un pensamiento o un deseo.

El Tiempo se mide por la intensidad del momento en que estás viviendo.

El Tiempo se suspende cuando experimentas silencio interno.

El Tiempo es una forma de atención.

El Tiempo no es medido por el reloj.

El Tiempo se dobla cuando prestas atención.

¡Son 5 para las 12, me estoy quedando sin Tiempo!

Estoy viviendo en el espacio de no Tiempo.

Estoy frente al Tiempo que se aproxima.

what Carlos Castaneda taught me about timeEstas son algunas de las frases que escuché expresar a Carlos Castaneda desde el momento en que lo conocí. Expresó su preocupación por el tiempo; redefinió su relación con el tiempo, y desafió la idea del tiempo, todos los días.

Castaneda llegó a tiempo a cada cita; no le gustaba que otras personas lo esperaran. Y no esperaba a nadie. El tiempo, cómo manejarlo, cómo estirarlo, cómo experimentar el tiempo no lineal fue una parte intrínseca de mi formación con él.

De una manera calmada y sobria, él hablaba sobre su propia muerte como si fuera algo inminente que sucedería en cuestión de días o minutos. Y, sin embargo, se comportaba como si tuviese todo el tiempo del mundo.

Nunca tenía estrés ni prisa, relajado disfrutaba de sus comidas, no tenía nerviosismo en sus estados de ánimo, incluso bajo la presión de las presentaciones de sus libros o la presión de tener que dar una conferencia a cientos de personas. Se tomaba su tiempo para caminar al escenario para entregar sus pensamientos, con las manos en los bolsillos y una expresión abierta de apertura y frescura. Se tomaba su tiempo para sentir la risa de la audiencia de sus chistes y comentarios, para responder preguntas, para mirar a los ojos y conectarse con las personas.

Todos los días de mi entrenamiento con él estaban llenos de intensidad aprendiendo a detener hábitos inconscientes y crear nuevas formas de comportarme, de ser. Mis días eran largos, como estirados por la intención de llegar a la “iluminación” tan pronto como pueda, antes de que él muera.

En las mañanas temprano iba a la escuela a aprender inglés, luego a trabajar en su compañía, luego a entrenarme físicamente en su estudio por otras 3 o 4 horas. Pero mis rutinas no estaban reguladas por el tiempo, o mi tiempo no estaba regulado por las rutinas, ni por las manecillas de mi reloj, como lo estaba cuando vivía en Argentina. Durante mi aprendizaje no tenía rutinas, ya que Castaneda cambiaba los horarios a menudo y aprendí a fluir con los eventos diarios,  tomar las cosas de a una, como avenían.

Debido a que estaba viviendo en un país nuevo, aprendiendo un nuevo idioma, comiendo alimentos extraños y viviendo con personas que apenas conocía, me sentí como suspendida en el tiempo.

Me permití ‘desaparecer’ por un tiempo del ‘mundo real’, como hacen algunos escritores para escribir una novela, o algunas personas lo hacen después de retirarse para crecer espiritualmente, y renuncié a mi tiempo para seguir un tiempo diferente.

Experimenté la suspensión del tiempo durante las largas horas de practicar secuencias de movimientos, como artes marciales, y largas horas de estar sentada en silencio. Después de superar mi resistencia inicial, tanto físicamente con mis músculos temblando y sin aliento, y mentalmente con pensamientos autodestructivos “No puedo hacer esto”, “esto es demasiado tiempo”, “quiero ir a casa, dormir, comer tacos, etc. “, experimenté estados de éxtasis.

what Carlos Castaneda taught me about timeUna oleada de bienestar y vitalidad fluía por mi cuerpo renovando la alegría de mis articulaciones moviéndose al unísono, la felicidad de mis pulmones expandiéndose por completo, la sangre fresca oxigenada recorriendo todos los vasos sanguíneos y las células de mi cuerpo, eliminando los desechos, desintoxicando, revitalizando mi derecho a pertenecer aquí, en este planeta en este momento.

Después de largos períodos de ejercicios practicados en cámara lenta, pude experimentar la delicada dulzura de la calma y la seguridad de era amada.

Más tarde comencé a experimentar esos estados cuando podando los árboles y trabajando en el jardín. O cuando almorzando con amigas, o incluso en el cine. O al despertar en la mañana, consciente de la singularidad del día, con gratitud consciente, sentada en el borde de mi cama, con los ojos cerrados, tomando las primeras inhalaciones del día, sintiendo mi corazón latir, mi piel suave y cálida, algunos pájaros cantando a la distancia, el bocinazo del automóvil del vecino, el caer de periódico en la calle, el olor a pan tostado, la risa de los niños que pasan por mi ventana en el camino a la escuela, el chapoteo del agua, mi marido en la ducha, mi hijo en el piano tocando la Oda a la Alegría.

La experiencia de esta vitalidad viva sigue fluyendo a través de mí como si mi maestro hubiera creado un vórtice a través del cual todas las experiencias son una y el tiempo es solo una pequeña parte del flujo constante de la vida que sigue sucediendo dentro y fuera de mí.

 

6 comments on “Lo Que Carlos Castaneda Me Enseño Sobre El Tiempo

  1. Pilar Soro on

    Gracias de nuevo por compartir tus experiencias con nuestro maestro.
    Vivir en el aquí y ahora hace la vida exquisita. Todas sus enseñanzas y las vuestras con Being Energy me llevan a ello. Amo este entrenamiento.
    Abrazos.

    Responder
  2. camel auad on

    Muchas gracias Aerin por tus palabras , me conmueven y me otorgan ese sacudón necesario para salirme aunque sea por un momento de esta inercia plagada de hábitos que una y otra vez suelo caer

    Responder
  3. Allison Balser on

    This is so beautiful and perfectly “timed” in my current experience of life with current situations that are having me reevaluate my own relationship with time. Such beautiful awareness. Thank you for this blog. I just love and cherish every word you say.

    Responder
  4. Hethyr on

    Yesterday I intended to relax in time. I knew I would make it to the place I needed to be and I just let it go. I haven’t felt that for an age. Reading your piece today is perfect timing…
    Hope you are well
    Hethyr

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *