Y a ti, ¿qué te come?

Una de las primeras preguntas que tuve para Carlos Castaneda era acerca de la comida. Puso tanto énfasis en el bienestar, en la reorganización de la energía de uno, y en ser vitales, que me preguntaba qué tipo de dieta seguía.

 

“¿Qué debo comer para estar vital?”, Le pregunté durante una de las muchas comidas que tuvimos juntos en ese tiempo. Su respuesta fue inesperada. “La primera pregunta es: “¿Qué te está comiendo a ti?””, Dijo con una sonrisa en sus ojos.

Lo que me estaba comiendo, en ese momento, eran los patrones de pensamiento negativos, estados de ánimo pesados, el miedo y la ira. La conciencia que esta pregunta llevaba era una fuente de inspiración para mí, y marcó el comienzo de una búsqueda en la forma de nutrir mi cuerpo y mi espíritu. A través de mi aprendizaje con Castaneda, me di cuenta de lo importante que es la comida. Cada vez que él me vería cansada o de mal humor, me preguntaba: “¿Qué comiste?” O “¿No has almorzado todavía?” O “Vamos a comer algo.”

Los alimentos y la práctica de los movimientos fueron y son componentes clave en mi recolección de la energía suficiente para hacer frente a problemas más profundos, en sanar y renovar mi energía.

Carlos Castaneda era muy disciplinado en relación a la comida durante mi asociación con él. Él no tomaba estimulantes de ningún tipo, no bebía alcohol y no comía azúcar, sal o pan. Y, a pesar de que le gustaba comer afuera, nos sugería que cocináramos nuestra propia comida. En realidad, también trabajó estrechamente sólo con aquellos que cocinaban su propia comida.

Seguí las sugerencias de Castaneda al 100%. Mis cambios de humor mejoraron, me hice más fuerte y más delgada y me sentí más conectada a la Tierra. Aprendí a cocinar mi comida, y a vigilar los momentos en los que quería comer por compulsión emocional.

En los dos últimos años de su vida Castaneda cambió su dieta y evitó el consumo de carnes y productos de origen animal. Eso me inspiró aún más para seguir aprendiendo, investigando y estudiando sobre los efectos de diferentes alimentos y cómo influyen en mis emociones y mi capacidad de estar en mi corazón.

La espiritualidad y nuestra capacidad de sentirnos conectados con fuerzas superiores también se relacionan con lo que comemos.

Slide Image 1

Por esta razón, Miles y yo hemos creado una nueva serie de clases de nutrición que hemos llamado Alimenta al Cuerpo + el Espíritu.

La serie de clases contará con profesionales invitados que se especializan en temas como la espiritualidad, la comida, la adicción y el comer emocional, ¡e incluirá clases de cocina! Te voy a enseñar lo que hemos aprendido con Castaneda y lo que hemos aprendido a través de la cocina y la experiencia con los alimentos a lo largo de los años.

Lee más y suscríbete a las clases de Alimenta al Cuerpo + el Espíritu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *