Categoría: Noticias

Lo que Carlos Castaneda me enseñó
acerca del camino del guerrero

 

En Todai-ji, el templo en la ciudad de Nara, estaba hipnotizada mirando el Buda más grande jamás construido en bronce cuando el concepto del “Camino del Guerrero” sacudió mi memoria.

El Camino del Guerrero fue el marco utilizado por Carlos Castaneda para describir la vida con impecabilidad y propósito. Consiste en una serie de premisas y comportamientos para tener una dirección en la vida de uno, como experimentar relaciones significativas y actuar con intenciones claras.

Significado, propósito, dirección era lo que me faltaba cuando conocí a Castaneda. Era 1995 y decidí mudarme de Argentina a los EE. UU. para estudiar esta forma de ser, que se convirtió en parte integral de mi vida.

Las premisas del Camino del Guerrero incluyen el uso impecable de la atención para mejorar la propia vida y comportamientos específicos para vivir la vida con vitalidad y audacia, como ejercicios regulares, prácticas para mejorar la capacidad de enfocar y redirigir los pensamientos, cultivar el silencio interior. usar la comida para desarrollar la percepción y la salud, trabajar con intención y agudizar el cuerpo físico como perceptor.

El recuerdo de mis primeros años bajo el riguroso entrenamiento físico de Castaneda fluyó a través de mi cuerpo mientras miraba al Buda.

Llegué a Tokio tres días antes con mi hijo de diez años, para unirme a un par de amigos y una guía para hacer un viaje “místico” visitando grandes templos en las ciudades humanas de Japón. Tomamos un tren de Kioto a Nara para visitar el Gran Salón de Buda, que es la estructura de madera más grande del mundo, construida para proteger a este Buda.

Me sentía mareada por el jetlag y las largas horas que pasamos en trenes desde Tokio hasta el Monte Fuji a Kyoto y, sin embargo, una sensación de maravilla se estaba expandiendo en mí. Los trenes estaban abarrotados y a veces esperábamos en largas filas que pronto se movían más rápido, manteniendo un ambiente de respeto y reconocimiento por el otro. Todos los transportes llegaron a tiempo y, a diferencia de las ciudades con grandes volúmenes de turismo, no se veía basura en ninguna parte. Las calles de Kioto estaban ‘vestidas’ por los árboles de cerezos en flor, oliendo como la dulzura de la primera vez que pruebas un helado. Exudaban un color blanco-rosado que evocaba bondad. Japón, en mi primera impresión, irradiaba vida y propósito, y un estado de reverencia que nutría mi alma, ya que resonaba en mí como el estado de ánimo de un guerrero.

Después de alimentar a los ciervos que vagaban por los terrenos de Todai-ji, considerados como mensajeros de los dioses, pasamos por la primera puerta del templo. Como lo había hecho en los templos anteriores, me lavé las manos y la boca en la Rueda del Dragón. Un gran pozo con incienso ardiendo era la siguiente parada. Mantuve el fuego en la vela blanca y lo puse a los pies del Buda en agradecimiento por nuestra comunidad del Camino Con Corazón. La luz del sol entraba al templo y la inhalé por la boca, como me enseñó Shanti, mi guía y una líder maya.

Cada paso hacia el Buda sirvió para calmar mis pensamientos y movió mi atención a un creciente sentimiento de vulnerabilidad y asombro,  como si cada momento de mi vida hubiera sido construido para que yo llegara a Todai-ji y experimentara la majestad del guerrero. Las palabras de Castaneda seguían resonando en mi mente:

“Un guerrero debe cultivar la sensación de que tiene todo lo necesario para el viaje extravagante que es su vida. Lo que cuenta para un guerrero es estar vivo. La vida en sí misma es suficiente, completa, y se explica a sí misma. Por lo tanto, uno puede decir sin ser presuntuoso que la experiencia de las experiencias es estar vivo”.
– Carlos Castaneda

Estaba viva y consciente. Mi hijo me preguntó si Buda también había sido un niño, y qué le pasó a él para convertirse en Buda, qué hizo él. En mi intento por decir algo coherente para su edad, pudo haber notado mi lucha porque interrumpió mi pensamiento y dijo: “Creo que lo entendí. Buda simplemente siguió meditando “.

Caminamos detrás del Buda y encontramos una fila de personas “tratando de atravesar” un agujero del mismo tamaño de las fosas nasales del Buda. La gente cree que si uno atravesaba las fosas nasales del Buda, uno era bendecido con su aliento. Salimos del templo llenos de reverencia y agradecimiento.

Castaneda solía contarme sobre sus experiencias con Kowayashi, un mentor japonés que tenía, antes de conocer a don Juan Matus, su maestro espiritual. Dijo que Kowayashi fue el primero que le enseñó acerca de un aspecto específico de la forma del guerrero: vivir con simplicidad, y Castaneda era un maestro en eso. A excepción de una silla, un sofá y un televisor, su casa no tenía muebles, ni pinturas en las paredes pálidas, ni espejos, ni decoraciones. Había grandes espacios claros para practicar movimientos y prácticas de silencio. En su armario, al que alguna vez me asomé, tenía dos pares de jeans, algunas camisetas y dos trajes a medida. Todos los gabinetes tenían pocos artículos. Había espacio para respirar en todas partes de la casa, llena de propósito y silencio.

La habitación de mi hostal en Kyoto tenía dos futones que enrollábamos durante el día a fin de poner una pequeña mesa en el tatami para el refrigerio y el desayuno. La ausencia de objetos y pertenencias materiales es lo que hace que el espacio tenga una calma y paz particular. Fue un recordatorio de vivir la belleza de la simplicidad y el propósito de la fortaleza sabiendo que “la experiencia de las experiencias es estar vivo”.

Una de las medidas que tomé cuando volví a Los Ángeles fue dejar mis pertenencias materiales extra; y ahora estoy en este proceso, creando espacios para que fluya el silencio.

It’s Not JUST What You Eat: What Carlos Castaneda taught me about FOOD

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Inglés Estadounidense y Ruso. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in this site default language. You may click one of the links to switch the site language to another available language.

By the time I met Carlos Castaneda he was very disciplined with food. He emphasized that food had a direct impact in our emotions and our thought processing. It influenced our perceptual capabilities.

“Es muy simple señorita,” he used to tell me in Spanish, “si comes mal, te sientes mal y ves todo mal.” In other words, if you eat crap, you feel like crap, and perceive the world like crap.

I met Castaneda in 1995 in Los Angeles, at one of his events where he taught sequences of movements to revitalize the mind and body. I had read all of Castaneda’s books in Argentina in my young teen years. His bestseller books from the 70’s described the possibility of mysterious, unfathomable parallel worlds laying beneath the ordinary, repetitive and boring mundane world of everyday life. He described how he gained purpose in his life and found meaning even in daily affairs. He had found a new description for himself, and, he said, and it was available to all.

I was imbued with a longing for gaining, meaning and direction at the time. I wanted to learn to live like a warrior: effectively and with daring. I wanted to experience strength, confidence, and above all, to know that my life had meaning and purpose, that I mattered. Meeting him was like meeting a mystic, a legend like Gandhi, Nelson Mandela, or the Pope.

At his event, he walked to the stage wearing dark jeans and a yellowish polo style shirt. He was short and, as I heard someone saying behind me, he was in his early 70’s. However, the fluidity and precision in his movements and the lack of wrinkles in his face made him look much younger. He stood up and looked around at the large group of more than 300 people.

“I would like to invite you all to suspend judgment he said with a large smile. “Don Juan Matus, my mentor, told me new ideas and concepts about the world that were hard for me to grasp, because they contradicted what I knew as a Western man. So I warn you, that the practices that you will experience in this class will challenge your perceptions and the ideas of who you are and of the world around you.”

‘For example”, he continued, “if you come from Argentina, and you had a capuchino this morning, it would be harder for you to remain calm and focused. Caffeine accelerates mental activity and digestion in your intestines. And you may need to run to the bathroom as I speak and miss the lecture,” he said mocking and gesturing as if holding the need to pee. Everyone laughed, including me.

A second later I realized he may be talking about me, even though there were a group of 25 Argentinians. I had had a capucchino in the morning, and a croissant, the typical traditional Argentinian breakfast. And I was holding from going to the bathroom! In the break before his lecture, there had been a large waiting line in the women’s restroom and I had opted for what was familiar for me, holding. Constipation was one of the issues I had as a child, since my basic diet consisted of meat and dairy, with low fiber and green intake. My diet made it challenging for me to digest and eliminate.

“Stimulants, including sugar and salt, weaken your energy systems and for that I urge you all to avoid them, while taking this class. Imperative for those of you suffering from hypoglycemia,” he added. And, again I felt he was talking to me. Low blood sugar was my default state that made my moods swing and my thoughts foggy. I was also used to living on a low-budget, so food was not something that important; if I ate once a day, that was enough.

Castaneda continued walking on the stage with his hands on his pockets as if he was dancing, with ease and largesse, making jokes and joining the laughter with all. For moments he embodied the joy and warmth of a child, and for moments he seemed detached and reflective. All in all, he made us feel like he was one of us, making remarks and jokes, even about himself.

“When I met Don Juan I was chubby and stubborn. I was an intellectual, I did not exercise and I smoked like a pipe. I was a true addict. Don Juan had to trick me to stop,” Castaneda continued. Uncomfortable, I changed the crossing of my legs and straightened my back. Sitting on the floor was hard for me. I was in my early twenties but my back hurt often. I was also a ‘social’ smoker” and I crunched thinking about quitting smoking, yet another thing on my list that I needed to change.

“One afternoon,” Castaneda continued, “Don Juan took me on a long walk to the desert. I needed to buy cigarettes and a new notebook and was walking toward my van with my keys in hand, when he announced he knew a short cut into town. I hesitated but then I agreed. After having a big lunch, it was a good idea to take a walk. As we walked, Don Juan was teaching me about the life in the desert and I didn’t realize that hours had passed until nighttime was upon us. Don Juan told me he was lost and that we needed to spend the night in the desert. We were lucky that he had brought in his backpack some dry meat, covers and water.

I was upset at myself for accepting his invitation, but I didn’t have any other choice. I had no idea where I was and besides, the information Don Juan was sharing with me was invaluable and I enjoyed his company immensely. I couldn’t sleep well that night neither the following nights. We spent the next two-days walking lost and by the fourth day I knew he had tricked me. We finally reached the road, and I realized we had been walking in circles. In town, I was so hungry that I forgot about the cigarettes. And I quit smoking,” he opened his arms to the sides in a triumphal smile.

“I used to carry the cigarette pack on my left pocket” he continued, “and Don Juan suggested to remove all pockets from my shirts to erase the habit of reaching for them. Still, once in a while” –he said bringing his right hand to the left side of his chest, — “I automatically reach for my pockets,” he said laughing with humbleness as admitting the things he couldn’t change.

“But of the things that we can change, are the “auto-pilot” interpretations we made about food,” he explained.

He further said that food was energy, and as such, was meant to not only sustain our body’s energy systems, our health and vitality, but also food was directly related to our states of consciousness, how we experience and feel about ourselves and the world around us.

“When you cut down the stimulants you can sustain mental focus and alertness.” He was now standing still, looking directly to each person in the group, “the real work starts. The question is, What is eating you? What is it inside you that stops you from reclaiming your vitality, your daring, uh? What is it that makes you forget that you are a being that is going to die? Who is eating you?”

I felt so moved and inspired to change my habits and to find out what, inside, was stopping me from feeling vital and strong. After he finished his lecture, he taught movements that resembled martial arts. He said the movements would return the energy back to where it belongs, to the internal organs in the body that he called centers of life and vitality.

After the workshop, I was invited to the lecture he offered to Spanish speakers, and from there to the first, of many lunches with him. I changed my return flight and stayed in Los Angeles with a group of friends. I practiced the movements, the meditations and all what he suggested, and I became part of his inner circle. I learned to use food as energy. I learned to eat food with CHI, energy, to sustain mental alertness and balance my moods. I healed my hypoglycemia and swinging moods. And, most importantly, I learned to OBSERVE thoughts and emotions and not identify myself with them.

In the last year of his life, Castaneda shifted his diet to a plant based one. And that inspired me to shift my diet also to a more plant based one, which supports detoxification at all levels, including addictions. I have been teaching what I learned from him in my classes, and what I have learned from my experience of more than 22 years practicing movements for vitality and increased awareness. But now my question is towards you, my dear reader, what is eating you?

Concurso: Como los libros de Carlos Castaneda te inspiraron!

How Carlos Castaneda Inspires You Contest

¡Estamos lanzando un divertido concurso para ganar la participación en nuestros talleres en vivo en la ciudad de México, Inglaterra y Moscú! Este concurso te inspirará a reflexionar y recapitular la primera vez que leas los libros de Carlos Castaneda. ¿Qué te atrajo? ¿Qué te inspiró? ¿Cuántos años tenías? Únete a nuestro concurso en línea en Facebook y publica tu propia historia aquí: Concurso “Cómo te Inspira Carlos Castaneda”.

¡Encuentra aquí ejemplos de historias acerca de cómo nuestros instructores se inspiraron con los libros!

Mi Introducción al Mundo de los Chamanes del México Antiguo

How Carlos Castaneda Inspires You contestPor Tom Reavley

Mi nombre es Tom Reavley y vivo en la ciudad capital de Guanajuato, México, aunque crecí en los Estados Unidos. Mi historia es acerca de cómo me desvié de una carrera convencional como abogado y encontré mi verdadero camino con corazón.

Acababa de regresar a California después de terminar la carrera de derecho en la costa este y estaba emocionado de que al fin comenzara mi carrera profesional como abogado en una gran bufete de San Francisco. Después de tres años de matrimonio, ahora también estaba cumpliendo mi promesa a mi esposa de ayudarla a regresar para terminar su licenciatura en la Universidad de Stanford, donde nos habíamos conocido. Todo iba muy bien. Incluso vivir en una casa de estudiantes casados ​​era una alegría: el invierno de 1974 fue húmedo y las colinas de Stanford, visibles desde nuestra cama, eran de un verde brillante.

Un día después del trabajo, mi esposa mencionó un libro que podría interesarme, parte de su lectura asignada en un curso titulado la psicología de la percepción. El libro era Las Enseñanzas de Don Juan, y lo leí en mi viaje diario de ida y vuelta al trabajo. Me maravilló el coraje del joven antropólogo al experimentar aterradoras experiencias inducidas por las drogas. El segundo libro de Castaneda, Una Realidad Aparte, ya había sido publicado y leí este libro con más avidez que el primero. Parecía lleno de una filosofía práctica que era diferente de cualquier otra que había estudiado y que realmente me emocionó. Sin embargo, los relatos de las experiencias de Castaneda con plantas alucinógenas que llenaron los primeros dos libros me desanimaron. Aunque imaginé que podría arriesgarme a tomar esas plantas si estuvieran disponibles y si tuviera a alguien como don Juan para supervisar la experiencia, ni don Juan ni las plantas estaban disponibles para mí y, en cualquier caso, no podía arriesgar mi carrera como abogado tomando una sustancia ilegal.

Luego leí el tercer libro, Viaje a Ixtlán, una experiencia de la que nunca me recuperé. Hasta ese momento en mi vida, no puedo recordar haber leído un libro más de una vez. Durante los próximos años, probablemente leí Viaje a Ixtán al menos veinte veces. En la introducción, Castaneda explica que finalmente se había dado cuenta de que las verdaderas lecciones no eran las experiencias con las drogas, sino las recomendaciones de comportamiento que hizo don Juan –lecciones sobre cómo endurecer la vida y dejar de vivir como si uno fuera inmortal–. Estas lecciones fueron tan asombrosamente simples y, sin embargo, hermosas que no me cansé de leerlas. Quería experimentar esta magia por mí mismo. Por otro lado, en esta etapa de mi vida, acababa de completar una intensa formación legal de tres años en Harvard, que inculcó el valor de la lógica, la razón y el escepticismo. Nadie me haría el tonto.

El desafío fue: ¿cómo puedo probar estas afirmaciones que hace Castaneda, al menos para mí mismo? Necesitaba evidencia, y tuve que acumularla sin ningún contacto personal con don Juan o Carlos Castaneda. Un día, después de un período de práctica continua, de repente me di cuenta de que podía mantener la visión de todo dentro de mi campo visual de ciento ochenta grados a la vez, sin centrarme en ningún punto en particular. Para mí esto fue increíble. Sutilmente obligó a mi mente a un estado temporal de silencio.

Leí todos los demás libros a medida que fueron publicados y cada uno me dio un impulso de energía y emoción. Un domingo de febrero de 1995 estaba en un restaurante de mariscos con mi familia política. Desde el otro extremo de la mesa, mi hermano menor se levantó para mostrarme una página del catálogo de un centro espiritual de retiros en Nueva York que describía un seminario de fin de semana con Florinda Donner-Grau y Taisha Abelar, dos aprendices de don Juan y asociadas de Carlos Castaneda. Mi hermano sonrió y dijo que él y mi madre me habían nominado para asistir y checar este evento para ellos.

Fue como una sacudida eléctrica: Castaneda patrocinaba un evento para el público en general, después de 25 años de esfuerzos para mantener el anonimato en su vida privada. Intelectualmente, mantuve cierta distancia y dudas. Tal vez el seminario revelaría que estas personas eran un montón de charlatanes que solo intentaban ganar algo de dinero con los crédulos lectores de los libros. En el nivel emocional, me enganché de inmediato: iría al seminario pase lo que pase. ¿Cómo no iba a asistir, después de aferrarme a los libros como una balsa salvavidas durante 20 años? No era exactamente como mi fantasía de que Castaneda y don Juan llamaran a mi puerta y me invitaran a unirme a ellos. Nadie vino a decirme cuán grande era o cuánto me necesitaban. Por otro lado, no parecía una decisión trascendental.

Iba a ir a un seminario de fin de semana. Tuve tiempo y pude pagar el costo. Fue solo un experimento sin inconvenientes. Sin embargo, una parte de mí ya sabía que se me acabó el juego, que la ilusión de la continuidad predecible de mi vida estaba a punto de romperse. El proceso aparentemente lento y sin prisa de ser arrastrado al “intento” de los chamanes del México antiguo se estaba acelerando. No pude resistir. Más importante aún, algo esencial en mí no quería resistir. Dio la bienvenida a este intento con los brazos abiertos. Estaba llegando a casa.

Cómo me familiaricé con las obras de Carlos Castaneda.

How Carlos Castaneda Inspires You ContestPor Anastasiya Ganich

Mi nombre es Anastasiya Ganich y vivo en Moscú. Tenía 24 años cuando rompí con un novio, porque su familia no me aceptó. Tuve que escuchar muchas palabras desagradables e injustas sobre mí. Me dolió y empecé a enfermarme.

Mi madre me llevó a una mujer joven, una curandera, para que me restaurara enérgicamente. Comencé a asistir a sesiones médicas, y esto coincidió con mi larga búsqueda de la práctica energética que deseaba emprender. Después de un corto tiempo comencé a aprender esta técnica, logré ciertos resultados, ayudé a los miembros de mi familia y luego a otras personas.

Durante 5-6 años antes, mi madre se sometió a cirugía y tratamiento por cáncer de mama. Ella derrotó a la enfermedad y ahora continúa buscando opciones para mantener su salud. El sobrino de mi padrastro era un oncólogo principiante, y de alguna manera, en una conversación con mi madre, le contó sobre el interesante autor Carlos Castaneda y le aconsejó que leyera algo de sus libros.

Mamá me contó sobre esto y me pidió que comprara estos libros para ella. Pronto fui a la única tienda de literatura esotérica en Moscú “The Path to Yourself”. Compré todos los libros de Carlos Castaneda disponibles en ruso, publicados por la editorial Sofía. Estos fueron tres voluminosos libros anaranjados; todavía se conservan en mi biblioteca. Mi madre leyó un poco y los dejó en el estante cerca del televisor.

En una de las reuniones con el sanador, le pregunté si sabía algo sobre Carlos Castaneda y sus libros. Ella respondió que lo había leído, pero no le convenía. Yo decidí probarlo. Pronto recogí el primer libro “Las Enseñanzas de Don Juan” y no lo solté hasta que lo leí todo. No fue fácil.

El texto era rico y complejo, la fuente era pequeña, tuve que esforzarme los ojos, los volúmenes son pesados. Pero los llevé conmigo, seguí leyendo en todas partes, en cada oportunidad. No me avergonzaba que no entendiera los conceptos que se presentaban en los libros. Algo en el texto, en su ritmo, llamó mi atención, y no quería parar.

Pasó algún tiempo y un día llegué tarde al trabajo. Estaba nerviosa. En el metro leí otro libro de Carlos Castaneda. No noté nada y me sumergí por completo en el texto. Mi lectura fue interrumpida por un joven que se inclinó hacia mí y me dijo: “Chica, ¿no sabes que los acechadores no leen libros en el metro?”

Levanté la vista con sorpresa y, sin recordar su rostro, tercamente respondí: “Estoy leyendo”, y seguí leyendo. Este día y ese encuentro dejaron una marca profunda en mi vida. Desde entonces, los libros de Castaneda han dejado de ser una lectura emocionante para mí, han adquirido una profundidad emocional para mí y durante años se han convertido en la clave del profundo afecto y amor. Lo que sucedió entonces fue indudablemente una maniobra del Espíritu, porque sólo a través de fuertes emociones y sentimientos fue posible atraparme.

Seis meses después, en 2004, asistí a mi primer taller de Tensegridad en Moscú, y las enseñanzas de Don Juan gradualmente se convirtieron en un elemento de mi práctica espiritual.

La siguiente etapa de mi conocimiento de la sabiduría que se estableció en los libros de Carlos Castaneda fue en 2011, cuando experimenté un fuerte choque emocional y físico. Mi mundo colapsó y con él yo también. Ese año, Aerin, Miles y su hijo Axel llegaron a Moscú. Visité ese primer taller de Being Energy en Rusia. La participación en este seminario me salvó. Y no lo digo sólo por decirlo.

Luego siguieron los módulos del programa de entrenamiento y una profunda inmersión en la práctica de Being Energy. Se me abrió la siguiente etapa. Suave y elegantemente, el conocimiento de los videntes del México antiguo fue introducido y entretejido en mi vida diaria. Es un camino largo y hermoso lleno de descubrimientos inesperados.

Y ahora, después de 7 años, en 2018, nuevamente estoy en un umbral. El conocimiento y las prácticas que Carlos Castaneda ha develado para nosotros se están convirtiendo en parte de mis actividades profesionales. En el verano seré co-líder del taller BE en Moscú. Es increíble los lugares a donde el Camino con el corazón puede conducirnos.

En ese entonces, en 2003, ¿podría pensar en algo como esto? Abriré con valentía esta puerta y aprovecharé esta oportunidad. Siento en mí una fuerza vibratoria y no permitiré que las dudas y miedos interfieran conmigo. Creo en mí misma, ‘Ya me di al Poder que mi destino rige’. Siento una profunda gratitud por el regalo que Carlos Castaneda nos dio, invitando a través de sus libros al maravilloso mundo de la vida real.

Cómo me conecté con los libros del Nagual

how Carlos Castaneda inspires you contestPor Erika Gavin

Me llamo Erika Gavin, soy italiana y vivo en México desde hace 22 años. Mi historia es sobre el momento en que descubrí los libros de Carlos Castaneda y habla de cómo se movieron y me apoyaron para el comienzo de un gran cambio en mi vida.

Estaba inscrita al primer año de la facultad de psicología de Padova, después de salir de una preparatoria que me había encaminado hacia la arquitectura y no lograba sentirme en mi lugar ni allí ni en ningún otro lado. No estaba segura de que la universidad en aquel momento fuera mi camino, sentía las clases frías y los conocimientos a los que tenía alcance no llegaban a mi corazón. Vivía con mis padres, tenía 18 años y en la casa había mucha tensión. Mi padre no estaba de acuerdo con el hecho de que yo estudiara psicología y mi madre me daba un poco de dinero a escondidas para apoyarme. Yo hacía trabajos cuando podía, como mesera o lavando carros, hasta que abrí una imprenta en sociedad con unos amigos, que no funcionó. Me sentía en un momento de transición donde nada era claro y todo había perdido significado, color e impulso. Pedía al espíritu, con el que siempre me comunicaba a mi manera desde niña, un ejemplo de algo que pudiera seguir y me hiciera sentir de nuevo entusiasmada por estar viva y conectada conmigo misma, algo que me ayudara a encontrar mi lugar.

Un día un amigo vino a verme para traerme el libro de “Las enseñanzas de Don Juan” de Carlos Castaneda. Me dijo “te lo traje porque sé que es justo para ti, a mí no me convenció mucho, pero estoy seguro de que tú lo vas a entender”. Desde niña siempre había sido muy inquieta, y me interesaba hablar frecuentemente sobre la muerte, la vida y  la existencia, cuestionando todo. También me sentía muy atraída hacia lo místico y el misterio y la magia escondidos detrás de la fachada de las cosas ordinarias.

El libro me atrapó desde el principio, me hizo sentir algo nuevo, era como si vibrara y tuviera una energía diferente de lo que conocía. Acababa de leer varios libros sobre el holocausto y sentía mi ánimo envuelto en una nube negra. Leyendo a Castaneda experimenté la sensación del sol del desierto revitalizándome y me di cuenta que era posible experimentar el mundo de una manera más emocionante de la que conocía. Sentí inmediatamente que había algo allí que era la respuesta a lo que había pedido. Cuando terminé el libro busqué a los demás y fui leyéndolos uno por uno tan rápido como pude. Viaje a Ixtlán me llenó de asombro y resonó muy adentro de mí. Me hizo sentir que era posible llegar a casa, a este lugar interno que anhelaba; mi mente no lo entendía completamente, pero mi cuerpo lo supo en un instante. Como describía la vida, la muerte y los poderes que gobiernan este mundo me hacía brincar el corazón, quería sentirme parte de todo eso y ser capaz de entregarme a esos poderes. Sentí que el espíritu me mostraba un camino hacia donde siempre había anhelado ir. Muchos conceptos y descripciones que leía me calmaban y me hacían experimentar una felicidad profunda.

Los libros me dieron un gran impulso y despertaron mi curiosidad. Quería saber y conocer más y explorar aquel mundo de alguna manera. Seguí mi instinto y mis ganas de viajar, dejé la facultad de psicología y me preparé para ir a México. Mi primer viaje duró pocos meses, pero México y su gente me encantaron y maravillaron, así que regresé con la idea de establecerme allí por un tiempo. Aún sigo en México hoy en día y estoy muy agradecida por todo lo que he vivido y aprendido y por encontrarme transitando un camino con corazón.

Cómo me familiaricé con los libros de Carlos Castaneda

how Carlos Castaneda inspires you contestPor Andrei Perov

Hola a todos! Mi nombre es Andrei Petrov, vivo en Moscú, Rusia.

En esta historia corta, quiero compartir con ustedes una historia sobre cómo me familiaricé con los libros de Carlos Castaneda.

Siendo un niño, siempre busqué algo más que fuera más allá del mundo que me rodea.

Al principio, literalmente viví cuentos de hadas rusos y sus personajes mágicos y omnipotentes. Al volverme un poco mayor, me enamoré del estilo de fantasía con sus amables y malvados magos, transformaciones mágicas y artefactos místicos.

Luego, los libros sobre budismo, yoga e incluso religión fueron reemplazados. A pesar de que muchas de las lecturas estaban en mí y eran cercanas, la imagen general del “camino” aún no cuadraba. Tal vez no estaba listo para percibir este conocimiento, pero tal vez la abundancia de la terminología inusual que estaba presente en estos libros. Durante un tiempo también me dediqué a las artes marciales, pero los elementos de agresión que entraron en ellos no me sentaron bien.

Y finalmente, en el tercer año de estudios en el instituto, dos amigos cercanos me hicieron un regalo de cumpleaños. Fue el primer libro de Carlos Castaneda “Enseñanzas de Don Juan”. Este momento coincidió con el período en que necesitaba tomar la sesión de verano, que olvidé al instante. Durante varios días no salí de la casa, leyendo el libro desde la mañana hasta altas horas de la noche, hasta que lo dominé por completo.

Desde las primeras páginas me quedó claro que las historias descritas en el libro tienen un significado muy profundo para mí. Tenía la sensación de que por fin conocí a mi fuente: todo apareció y encajó.

Estaba feliz y emocionado con el conocimiento que se abrió en el libro de Castaneda. Sin embargo, en ese momento, no me di cuenta de que este era solo el primer paso, y tal vez el más fácil, en un largo, ya veces peligroso, viaje hacia el conocimiento y el poder.

Siguiendo la “Enseñanza de Don Juan”, leí todos los otros libros de Castaneda y sus asociados, recogiendo una “colección” completa, emitida por la editorial “Sofía”. En ese momento, a finales de los años 90 del siglo pasado, los libros literalmente se tenían que cazar: buscarloe en ferias, así como esperar nuevos libros que aún no se habían publicado.

Hoy en día no leo libros tan a menudo como antes. Principalmente me acerco a ellos en esos momentos en los que quiero encontrar respuestas a preguntas inusuales o resolver situaciones extraordinarias. Una observación interesante es que al abrir el primer libro que me atrae, en un lugar arbitrario, tiendo a encontrar lo que estoy buscando, a veces después de leer un par de páginas, y con frecuencia un solo párrafo.

Además, en comparación con las primeras lecturas, comencé a notar la intensidad del contenido y el significado de toda la obra escrita por Castaneda. Para un lector abierto con un cierto nivel de energía, literalmente un par de frases son suficientes para un cambio que dure toda la vida.

Concluyendo mi historia, quiero expresar mi amor y profunda gratitud a Carlos Castaneda por sus libros, un regalo invaluable que nos dejó a todos, así como traductores y editores que trabajaron en las primeras ediciones rusas.

Como una de las prioridades de mi vida, opté por transferir aún más este conocimiento a las personas interesadas para no dejar que se pierda en el mar de la información digital sin fin y de fácil acceso.

Nuestros Órganos Tienen su Propia Conciencia y Podemos Hablar con Ellos

organs have their own consciousness

Mi maestro Carlos Castaneda me enseñó esto:

Nuestros Órganos Tienen su Propia Conciencia y Podemos Hablar con Ellos

Este año marca el 20 aniversario de la partida de mi querido maestro y guía Carlos Castaneda. Lo conocí a mediados de los años noventa como un joven médico que buscaba un significado más profundo en mi camino como sanador para las personas.

Mi vida me trajo a él sin buscarlo.

Poco tiempo atrás, como residente médico en Bariloche, Argentina, había querido adentrarme en el conocimiento médico. Vengo de una familia de médicos y científicos, donde el trabajo arduo y la dedicación a la ética de la verdad tenían un gran valor.

our organs have their own consciousnessGracias a las altas calificaciones que había conseguido, la suerte y un poco de osadía, logré entrar en un programa único y prestigioso en el que me dejaban como la persona a cargo de ER (sala de emergencias) cada cuatro noches. Fue una inmersión total emocionante en la vida hospitalaria lo que me permitió lidiar con todo tipo de problemas médicos y emergencias. Prácticamente viví en la clínica y asistí en traumas, derrames cerebrales, ataques cardíacos o nacimientos de niños.

Tuve la experiencia de lidiar con decisiones de vida y muerte, de ver el misterio del cuerpo sanar milagrosamente y la presencia de la muerte en mis manos. La vida fue rápida y sorprendente. Sin embargo, crecía en mi el deseo de una visión más amplia y más abarcadora.

En muchas ocasiones, las herramientas que me habían dado como médico occidental no me podían ayudar con lo que se necesitaba; solo podía llevarme hasta un punto y una visión más holística se convirtió en una necesidad.

Uno de esos días, durante mi turno de noche, un paciente en mi guardia murió.

Estaba pasando la noche después de una cirugía menor y desarrolló un edema agudo de pulmón que lo llevó a ir a un paro. Lo moví a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) e intenté resucitarlo, pero no pude. Más tarde resultó que un medicamento cardíaco clave que el paciente necesitaba no había sido registrado en su tabla y nunca se lo habían dado. Él no debería haber muerto. El evento me llevó a reevaluar profundamente el significado de mi profesión y mi vida en general. La escuela de medicina no me dio el contenedor para estas situaciones. Incluso consideré dejar la medicina.

Dejé Argentina de regreso a EE. UU., mi país de nacimiento. Entonces, allí, la casualidad y el destino me hicieron conocer a Carlos Castaneda en persona y todo cambió en mi vida.

Cuando lo conocí, me invitó a almorzar, a un restaurante cubano local llamado Versailles que frecuentaba. Recuerdo que, cuando me invitó, me dijo que quería saber más sobre mí, pero apenas abrí la boca durante el almuerzo. Estaba muy animado todo el tiempo, y me hizo reír tanto con sus historias que mis músculos del vientre me dolían mucho. Tenía una presencia tan cautivadora y encantadora que me absorbió por completo.

Al final, mientras caminábamos hacia el automóvil en el estacionamiento, se acercó y casi en un susurro dijo que la razón por la que estábamos allí ese día era porque yo podía ser un puente entre el chamanismo que había aprendido de su maestro, don Juan Matus, y el mundo de la salud y la medicina.

En ese momento, no tenía idea de lo que esto significaba, pero su mensaje de una inteligencia y energía superiores en juego en la vida cotidiana llegó a llenar exactamente el vacío que había encontrado en mi vida médica habitual. Me enganché por completo.

Un aprendizaje directo que significaba estar abierto a nuevas ideas.

Con el tiempo, Carlos Castaneda se convirtió en mi mentor y guía. Dijo que no podía huir de mi destino y me animó a volver a la medicina. Pero él me dio el contenedor más grande, abrió lo que para mí era un nuevo paradigma en ese momento, que hoy, décadas más tarde, ha surgido en la ciencia y en nuestro entendimiento colectivo: que no existe tal distinción entre la mente y el cuerpo;

más bien, que somos una red de energía e información que se entrecruza en todas las direcciones entre la mente y el cuerpo. Los péptidos y otros productos bioquímicos transmiten los mensajes de nuestros pensamientos y nuestras emociones en todas partes, la percepción afecta el comportamiento y el comportamiento cambia la misma fisicalidad de nuestro cerebro y cuerpo, los recuerdos de nuestras experiencias de vida se almacenan en los órganos y en nuestra fascia y,

más que un individuo definido y aislado, somos más como una cooperativa de muchas voces, incluida una mayoría de ADN extranjero de un microbioma que hasta nos influencia aspectos fundamentales de nuestra identidad, como nuestros rasgos de personalidad, como un estudio pionero de la Universidad de California , Los Angeles (UCLA) recientemente mostró.

our organs have their own consciousnessTodo en nosotros está cambiando y evolucionando, no aislado, sino en una profunda resonancia con nuestro entorno, como la calidad del campo electromagnético emitido por nuestros corazones, que puede causar cambios específicos en los cerebros de las personas que nos rodean.

Ahora sabemos que podemos ingresar en estados de meditación profunda a través de la práctica y luego estos estados pueden causar cambios definitivos en todos nuestros principales mecanismos reguladores como la longitud de los telómeros (un biomarcador clave para la vida celular), las cascadas de inflamación y la reparación celular . Estas y otras conductas pueden cambiar la expresión misma de nuestro genoma a través del paisaje epigenético que ahora reconocemos como un entorno pluripotencial altamente fluido en el que vive nuestro cuerpo.

Lo que mi maestro Carlos Castaneda me presentó fue este mismo punto de vista. Utilizaba un lenguaje diferente, pero su sintaxis tenía las mismas implicaciones y conclusiones. Amplió el alcance de las posibilidades de mi experiencia humana y la de mis pacientes. La ciencia moderna y los antiguos principios y prácticas chamanísticos se unieron en una unidad de vida similar: nuestro mundo interno del cuerpo y la mente.

Lo que significa ‘Puedo hablar con mis órganos internos’

Una práctica que Carlos Castaneda me enseñó fue “hablar con mis órganos”. La idea era simple: así como existe el yo en general, también hay muchos aspectos individuales más pequeños de ese yo, representados en mis propios tejidos y órganos. En el dinámico mundo de la información dentro de mi cuerpo, hay una conciencia individual en cada uno de mis órganos. Nuestros órganos almacenan recuerdos y también contienen información. Y pueden hablar con nosotros. El gran yo puede entrar y establecer un diálogo con los diferentes órganos y tejidos.

En más de veinte años de talleres de enseñanza y práctica clínica, he encontrado que esto es muy preciso y de gran valor práctico para comprendernos a nosotros mismos y lo que nuestros cuerpos están experimentando.

A veces, veía a Castaneda ‘hablando con su hígado’, por ejemplo. Él hablaba con él de una manera muy amable, agradeciéndole todo el trabajo que habían hecho.  Acariciaba sus costillas justo donde está el hígado, y también se detenía y  un momento para “escucharlo”.

Se han identificado más de 500 funciones vitales en cada célula hepática, 24/7. Es el órgano que organiza y distribuye nuestros nutrientes y recursos internos. En nuestras ocupadas vidas modernas, tiende a sobrecargarse. Almacena material “en exceso”, no solo fisiológicamente sino también en nuestra Conciencia.

our organs have their own consciousnessNuestro estrés está ‘almacenado’ en el hígado.

Cuando nuestro hígado se ve abrumado, también se pone rígido e interfiere con otros órganos vecinos, como el estómago y los intestinos, o nuestra sensación de calma en el corazón.

Nuestros órganos pueden decirnos muchas cosas. Por ejemplo, un paciente que acudió a un tratamiento por estreñimiento severo, había recibido ayuda estándar de médicos como el aumento de fibra y ejercicio, ablandadores de heces e incluso antidepresivos, con resultados débiles. Durante la consulta, usando imágenes guiadas, establecimos una conversación “entre su ser superior y su colon”, y su colon le dijo que la razón por la que sostenía su movimiento era porque se sentía atrapado en el trabajo. Tenía una disputa a largo plazo con su socio comercial que no estaba siendo resuelta.

El colon estaba almacenando ese componente emocional y perceptual de su vida interior.

Entonces se dio cuenta de que había sido muy rígido en su posición sobre la disputa y necesitaba seguir adelante. El día después de que firmó los documentos de disolución tuvo una evacuación intestinal y en un mes recuperó su ritmo regular.

Otro ejemplo fascinante de cómo nuestros órganos almacenan información y experiencias de vida, incluso cosas muy específicas y detalladas, fue informado por Paul Pearsall, Ph.D., en su libro The Heart’s Code. Escuché acerca de esta cuenta por Ron Hulnik, Ph.D., uno de los fundadores del prestigioso programa de Psicología Espiritual en la Universidad de Santa Mónica, donde estoy muy emocionado de estar actualmente cursando una Certificación. Pearsall, un neuropsicólogo clínico en el Departamento de Donantes de Trasplantes de la Universidad de Arizona, describe cómo los receptores de órganos asimilan los recuerdos y los rasgos de personalidad del donante. Él cuenta el caso de una niña que había recibido un trasplante de corazón de otra niña que había sido asesinada. Pronto comenzó a tener sueños y recuerdos de haber sido asesinada, que finalmente se volvió tan vívida y detallada que su madre lo denunció y llevó a la policía a identificar al asesino real y probar el caso en la corte. La implicación de un evento tan inequívoco hace que sea innegable que los propios órganos, independientemente, son capaces de almacenar un alto nivel de especificidad de información.

¿Cómo hablo con mis órganos?

our organs have their own consciousnessHay dos pasos y una regla para hacer esto.

El primer paso es hacer algo para calmar la conversación mental y estar presente. ¡Esto puede ser un minuto enfocándonos en nuestra respiración, o incluso en una sola respiración!

El segundo paso es dirigir nuestra atención a un órgano particular con una actitud de investigación y establecer un diálogo.

La regla es que cuando hacemos una pregunta, tenemos que ser directos, como si estuviéramos hablando con alguien justo frente a nosotros, y luego hacer una pausa y esperar lo primero que se nos viene a la mente, sin condiciones previas. Puede ser un pensamiento, una imagen o un recuerdo. Podría ser la sensación de algo que podría aclararse en un momento posterior.

La regla significa que es información espontánea que se formula en nuestra Conciencia en la pausa inmediatamente después de dirigir la pregunta al órgano.

Algunas veces, no necesita ser siquiera una pregunta; todo lo que parece ser necesario es dirigir nuestra atención al órgano con la intención de verlo y escucharlo.

La Práctica.

Para el próximo momento, cierra los ojos y deja que tu atención cambie del mundo exterior al mundo interior. Simplemente puedes dejar que tu cuerpo libere cualquier tensión que no necesite, ahora mismo.

En un barrido desde la cabeza hasta los pies, simplemente examina todo tu cuerpo con tu atención y deja que cada músculo se relaje, deja que cada articulación se ablande, dejando que se abran todos los nervios, que se abran la circulación y la piel. Y deja que tu cuerpo lo haga a su propio ritmo.

Ahora, abre tus ojos interiores y dirige tu atención al órgano con el que quieres hablar, escuchar o simplemente mantener el espacio. Permítete usar tu imaginación completa y vivirla dentro de ti.

¿Has tenido algún problema con la salud de este órgano? Conéctate con estos síntomas, y específicamente con las emociones que estos síntomas surgen en ti. Mantén en sintonía con estas emociones por un momento. No los juzgues ni trates de cambiarlos, solo está con ellos.

Ahora, comienza a hablar con el órgano, como si fuera una persona con la que estás hablando. Una persona que también eres tú o un aspecto de ti. Manten una actitud de aprecio, compañerismo y apoyo. Esta parte de ti ha estado sufriendo y quieres estar allí para ello. Exprese cariñosamente al órgano su apoyo en este momento. Habla con el órgano como si fuera tu propio hijo de 5 años.

Haga preguntas simples y directas tales como:

“¿Por qué estás sufriendo?”

“¿Cómo se relaciona esto con mi vida en este momento?”

“¿Cómo puedo ayudarte para que te sientas mejor?”

“¿Hay algo que pueda hacer para que detengas este síntoma?”

our organs have their own consciousnessRecuerda, no prejuzgues ni descartes lo que surja cuando preguntas. Dedique un momento o mientras sientas que estas presente en este diálogo, o simplemente siéntate en presencia del órgano, sosteniendo allí tu Conciencia.

Cuando estés listo, agradece a tu órgano por estar disponible. Pide permiso para seguir dialogando en el futuro. Sal a tu propio ritmo e inmediatamente toma en cuenta la experiencia y la información que proviene de ella.

Les recomiendo que escriban esta información.

Ahi esta.

Simplicidad misma!

Lo que Aprendí en mi Encuentro con La Venerable , Líder de la Tradición Solar Maya

Querida Comunidad,

Hace un par de semanas fui invitada a enseñar movimientos de Being Energy® en un evento especial guiado por Nah Kin, la Venerable Abuela en Mérida, Yucatán. Nah Kin, La Venerable, es la líder de la Tradición Solar Maya y por los últimos 10 años se ha dedicado por completo a descargar los Códigos de la Nueva Era Maya. Formada por su propia abuela en el conocimiento y las artes Mayas, La Venerable es auténtica. Lo sentí. Se sintió como un llamado. Conocerla fue algo que yo había estado esperando, sin saberlo, por varios años: una conexión con el conocimiento de la Tradición Solar Maya.

Llegué a Cancún temprano por la tarde el lunes y viajé en autobús por cuatro horas, llegando a Mérida justo antes de la medianoche. Me encantó compartir este viaje con Ariadna, mi chaperona, que se unió a mí en la aventura. Al día siguiente estábamos listas y llegamos a la “Casa del Sol” con entusiasmo y propósito.

Nah KinLa Maestra Loly nos recibió con afecto cálido y La Venerable Nah Kin nos hizo sentir en casa. El evento se enfocaba en la mujeres, para recordar la esencia femenina divina al conectarnos con nuestras matrices y con la energía del Sol, como fuente de energía y como fuente de conciencia. ¡Oh, qué deleite!

Hubo muchas visualizaciones guiadas y meditaciones que incluian a la imagen del Huevo Dorado como fuente de creación y la imagen del Dragón Dorado como una fuente de conexión con lo divino. Oramos a la Virgen de Guadalupe en su día, con velas y quemando copal. Entonamos canciones guiadas por La Maestra Chantal, la hija de Nah Kin.Nah Kin

El rezo que invoca a Kinich Ahau, el Dios del Sol, los cantos, el bálsamo especial que me fue rociado para limpiar mi aura, usar una banda amarilla en mi frente y una faja roja alrededor de mi cintura, todo ello creó una atmósfera de conciencia acrecentada y de propósito. Me sentí muy conectada con el conocimiento y los rituales, como si siempre hubiera estado ahí. Era mi hogar, era mi gente. Me sentí muy agradecida.

La Venerable compartió mucha información y conocimiento interesantes, incluyendo actualizar las ideas y creenciad que nuestra cultura sostiene acerca de la menopausia y sus –quizá no tan agradables– síntomas. La Venerable nos enseñó que este período es el momento en que las mujeres se transforman en la mariposa que puede realmente volar: es un período para renacer, para la auto-regeneración. Es el momento precioso para ser libres y seguir el llamado interior a crecer y a evolucionar. La Venerable también habló acerca del Calendario Maya y como el 21 de diciembre de 2012 marcó el final de un período más largo y el inicio de uno nuevo; y que, 52 años después, alrededor de 2064, habrá un período de renacimienco para la humanidad.

Nah Kin

La Venerable compartió una increíble cantidad de información; pero lo más importante para mí fue cómo lo hizo: con autenticidad, honestidad, vulnerabilidad y profundo amor.Nah Kin

Fue un auténtico deleite guiar a todos los participantes en secuencias de Pases Energéticos, incluyendo la Forma Reuniendo Energía y La Serpiente Emplumada: Kukulcan. Estoy agradecida por haver vivido esta experiencia única.

 

A final de cuentas, me percaté de cuanto se juntan lo que enseña La Venerable y lo que enseñamos en Being Energy®. Ahora estamos conectados estrechamente con ella y con toda la gente maravillosa que trabaja con ella. ¡Estamos anticipando crear pronto un evento juntos!

Ensoñando hacia adelante,

Aerin

 

¡Dando la Bienvenida al 2018! Cómo Prepararte para la Noche de Año Nuevo

“El mundo es insondable. Y también lo somos nosotros, y cada uno de los seres que existe en este mundo.” ~ Carlos Castaneda

¡Qué poderoso momento es éste! Estamos cruzando a un ciclo de año nuevo llenos de gratitud y asombro por nuestras vidas. ¿Qué lecciones experimentaste en 2017? ¿Qué triunfos? ¿Qué fracasos?

Hemos estado recapitulando y reflexionando acerca de nuestras experiencias de 2017 y acabamos de tener una maravillosa CELEBRACIÓN GRATUITA EN LÍNEA el sábado pasado. Haz click aquí para ver el video si te lo perdiste. Lee más aquí.

how to prepare for new yearsAsimismo, estamos enviando abajo el RITUAL DE AÑO NUEVO  que nuestro maestro Carlos Castaneda nos enseñó hace muchos años. Es una ceremonia que comienza durante los últimos días de diciembre y termina cuando el reloj marca la medianoche en enero 1. Castaneda nos decía que, a la media noche, la luz del Espíritu o Universo viene y “nos observa” –una fuerza desciende sobre nosotros, y este es un momento muy poderoso para estar presente y consciente, para sentirla y familiarizarse con ella–.

Practicar este ritual sin falta por los últimos 22 años ha traído un sentido de dirección, propósito e inspiración para desplegar nuestros objetivos e intenciones para el Nuevo Año, así como un sentido de conexión con los fenómenos planetarios. Esperamos que los beneficios se propaguen en toda tu vida, tus relaciones, tu comunidad y el mundohow to prepare for new years eve.

Los pasos son estos:

1. Limpia lo viejo antes del Año Nuevo.  A partir del 27 de diciembre e incluyendo el día del 31 de diciembre, limpia algo de espacio en tu casa. Elimina estorbos, dona ropa que ya no uses, limpia y organiza cajones y estantes, y aspira tus pisos; limpia tus ventanas y riega tus plantas –todo con un sentido de apertura y prestancia–. El objetivo es limpiar tu casa físicamente y energéticamente. Hay cuatro formas esenciales de hacer esto:

Tira cosas que ya no se necesitan o que ya no te traen alegría

Regala cosas en caridad, con la intención de beneficiar a otros mientras te liberas de cualquier atadura energética con los objetos

Paga tus cuentas, incluyendo servicios, tarjetas de crédito, etc. Haz tu mejor esfuerzo para cruzar al Nuevo Ciclo sin deudas pendientes

Desempolva, limpia y lava tu casa, o al menos una parte de ella que selecciones, como tu cocina, habitación y el área del escritorio

Reacomoda cosas; cambia el lugar de los muebles, cuadros y/u otros objetos para revitalizar el flujo de energía de tus espacios

2. El 31 de diciembre, antes de la media noche, ordena tu escritorio o el lugar donde escribes.  Organiza libros y papeles, y haz espacio para que puedas sentarte cómodamente a escribir una lista de Intenciones, sueños y proyectos que quieres manifestar en 2018.

3. A continuación, toma un bolígrafo o un lápiz y una hoja de papel, y prepárate para hacer una lista.

  • Revisa mentalmente qué sueños y proyectos pudiste cumplir en 2018. ¿Qué cosas destacan? ¿Qué nuevas relaciones has establecido? ¿Qué llegó a un final? ¿Qué nuevas cosas has aprendido, o qué conocimiento has obtenido con respecto a tu:how to prepare for new years eve

    1. Salud
    2. Emociones
    3. Pensamientos
    4. Tu trabajo o empleo
    5. Familia y Comunidad
    6. La comunidad global del planeta Tierra
  • Ahora enlista todo esto en una hoja de papel con el título “2017”. La idea es revisar y destilar lo que 2017 te trajo, y escribirlo para que puedas estar consciente de estas experiencias mientras entras al Año Nuevo. Nota mientras escribes si nuevas ideas o descubrimientos llegan a ti.

4. Toma una segunda hoja de papel para comenzar una nueva lista. Dale el título “2018”, y escribe lo que quieres lograr o ver desplegado en este Año Nuevo. Puede ayudarte pensar en las categorías de:

how to prepare for new years eveDesarrollo personal: ¿Qué cosas nuevas quiero aprender, qué quier aceptar acerca de mí mismo(a), qué deseo sanar en mí a nivel físico, mental, emocional y energético?

Familia y amigos: ¿En qué relaciones me quiero comprometer, qué relaciones necesito soltar, qué relaciones necesito sanar?

Trabajo: ¿Amo lo que hago? ¿Qué puedo cambiar en el 2018 para prosperar?

Salud: ¿Cómo planeo cuidarme mejor en 2017, qué acciones específicas emprenderé para restaurar mi energía?

Mi legado y contribución al mundo en general: ¿Qué acción (UNA) puedo llevar a cabo para ayudar a otros que lo necesitan?

5. Toma una pausa. Has creado espacio, revisado el año que se va y establecido sueños y metas para el año próximo. Ahora que tienes tus listas, toma un pequeño receso para atender cualquier responsabilidad u otros compromisos.how to prepare for new years eve Quizá quieras agregar música al ambiente, o bailar un poco.

6. Alrededor de las 11:30 pm, regresa a tu espacio de escritura (¡Ya casi es medianoche!). Siéntate en silencio por un momento y pon tu atención en las cosas de tu lista de 2018 –aquellas cosas que quieres ver realizadas en el Año Nuevo–. Quizá incluso quieras escribir un borrador de lo que te gustaría hacer, o dibujarte a ti mismo(a) obteniendo el trabajo de tus sueños, etc. Siéntate por el tiempo que quieras, asegurándote de sentirte conectado con todo eso, con tu camino de vida personal, y con el universo, en el momento en que el reloj marque la medianoche.

7. A la medianoche, en este primer momento del Año Nuevo, deja que la ola de tus sueños te envuelva.

how to prepare for new years eve

Mientras establecemos nuestras intenciones colectivas, sostenemos los mejores deseos para todos ustedes –para su alegría y crecimiento; para su libertad; para su arrojo, para su creación de proyectos nuevos e inspiradores; y para su gentileza hacia todos los que les rodean. ¡Celebramos juntos su transformación!

Que nuestra luz y amor irradien a nuestros amigos, familiares, comunidades, y a todo el mundo.

Aerin y Miles

 

EXPERIENCIAS DE INSTRUCTORES: Transformando al Miedo en Poder Real

Me conmovió mucho cuando Tom, Ari y Erika, nuestros Instructores de Being Energy® me llamaron la semana pasada para contarme sobre su exitoso evento en Guanajuato, México. Han estado ensoñando con guiar un evento de Being Energy en México durante varios años, pero sentían que no estaban preparados.
transforming fear into real power

Sin embargo, ¡este año decidieron dar el salto! Dijeron que las clases del Camino Con Corazón sobre la superación del miedo les dieron el impulso final para tomar la decisión y aventurarse. Superaron el miedo al fracaso, el miedo a cometer errores, a ser vulnerable y a quedar mal. No solo lideraron un evento exitoso, ¡sino que también se dieron amor y apoyaron mutuamente a través del proceso, de forma incondicional!

La victoria de Tom, Ari y Erika me recordó a Carlos Castaneda. Él nos apoyó a mí y a los demás, animándonos a aprender, explorar y experimentar el paso del miedo al poder real.

Juntos, estos tres crearon un maravilloso evento para la sanación y la restauración de energía llamado “Bienestar Energético” – un Taller de dos días en Guanajuato, México. Guanajuato es una ciudad histórica y pintoresca al noroeste de la Ciudad de México.

BRAVO Tom, Ari y Erika! ¡Gracias por inspirarnos a seguir superando el miedo y accediendo al poder interno!

¡Los amamos!

Aerin y Miles

Aquí hay un vistazo a lo que dijeron sobre el evento y algunas imágenes que compartieron:

transforming fear into real power“Para mí, que el miedo se transforme en poder se siente más como una especie de inercia, pero que tiene miedo en el fondo. Para explicar: este ciclo de clases ha coincidido casi exactamente con la concepción, promoción, organización y realización de un seminario de Being Energy en vivo durante todo el fin de semana, junto con Erika y Ariadna, en mi ciudad de Guanajuato, México. Después de mi entusiasmo inicial por el proyecto, comencé a temer que no sería exitoso, que la gente no se inscribiría, que podría decepcionarlos a ellos o a mis co-líderes. Y mi mente dijo: ¿para qué molestarse? Estoy bien tal como estoy, tomando clases, dando pequeñas clases ocasionales. Sin riesgos, sin grandes esfuerzos. Entonces la resistencia era una especie de inercia, de que cómo estoy ahora es lo suficientemente bueno, pero debajo estaba el temor de que si realmente busco algo más, podría no salir bien.

El primer día del seminario fue de las 9:00 a.m. hasta las 8:00 p.m. Esa noche volví a casa en un estado muy peculiar. Estaba relajado, comunicativo con mi esposa, cansado y al mismo tiempo muy alerta. Sobre todo estaba callado. Había dado lo mejor de mí, sin ninguna preocupación (o tan poco como hasta ahora he experimentado), estaba totalmente estimulado y al mismo tiempo totalmente en paz. No había nada que pudiera agregar. Creo que esto es poder, aunque muy diferente de cómo había conceptualizado el poder antes. Este sentimiento continuó hasta el final del seminario. No soy don Juan ni Carlos Castaneda ni Aerin ni Miles. Sólo soy yo, pero si puedo apartarme del camino suspendiendo mi historia personal y mi ego, mi ser puede ser un conducto para el espíritu. En cierto sentido, esta desaparición se convierte en poder real.

¡Abrazos para todos ustedes, mis compañeros de viaje!

Tom

“Nuestro seminario en Guanajuato fue maravilloso, un sueño en el que desde el principio estábamos colaborando y trabajando sin expectativas, buscando lo mejor de nuestro tiempo y nosotros mismos para compartirlo, uniendo nuestras diferencias en algo que recibimos con asombro.

Un pasillo medieval conducía a nuestra sala de estar, con un piso de duela, ventanas grandes con una vista colorida transforming fear into real powerde la ciudad. Esta sala se llenó con un gran grupo de personas que vinieron a compartir y co-crear este ensueño con nosotros. El espíritu se sentía presente, todo fluía, estábamos felices, comprometidos en el intento común de experimentar el verdadero bienestar, el del cuerpo energético. Hubo practicantes nuevos y experimentados y todos se abrieron para investigar dentro de sí mismos para tener nuevos puntos de vista de sus vidas diarias, para ser transformados poco a poco. Me llenaron el corazón con sus comentarios y el interés que mostraron. Estoy orgullosa de haber entregado desde mi corazón algo de mí misma para que esto sea posible, cada vez que me vuelvo más consciente de lo mucho que todos necesitamos momentos y espacios como ese.

Nuestro paseo al Cerro de la Bufa el domingo me recordó lo poderosas que son las montañas alrededor de la ciudad, llenas de minerales y silencio. Un fuerte viento soplaba hacia nosotros que nos ayudó a llevarnos a las alas de la meditación guiada de Tom. Sentí el sol y la calidez de los demás a mi alrededor. ¡Sentí tanta fuerza y ​​felicidad en ese momento después de dos días de práctica, sentada en la cima de la colina! Fue el mejor momento para darse cuenta de que el grupo es muy poderoso y que estamos en un lugar y momento maravilloso juntos en este planeta… ¡Gracias por el apoyo! ”

Erika

“¡DISFRUTÉ CADA MOMENTO! Y así fue… Desde la preparación, teniendo reuniones semanales con Erika y Tom, estaba abriendo mi corazón a esta nueva aventura. Se sentía muy armonioso en todo momento.

En mi caso, sólo había enseñado las clases diarias de Being Energy en línea, y tenía un poco de miedo de hacerlo en persona. Aunque creo que enseñar en línea durante dos años me dio la experiencia y la confianza y una vez que comenzamos, me sentí feliz y conectada con todos.

En el momento en que acepté este desafío, supe que había comprado un boleto sin devolución. Me sentí conectada con Tom y Erika, también me inspiré en ellos. Nos llevamos muy bien, planificamos la logística del evento y lo que cada uno de nosotros quería enseñar y compartir. El proceso de repente abrió partes de mi cerebro que anteriormente estaban cerradas.

transforming fear into real power

También aprendí a apreciar a mis amigos y aprender sobre quiénes son. Tom limpia su auto de hojas secas antes de conducirlo. Mientras esperaba en el automóvil para ir al seminario el primer día, lo observé con su suave plumero, limpiando las sábanas del parabrisas con elegancia, gran delicadeza y amor.

Esa imagen me ayudó a respirar y conectarme conmigo misma. Con la misma delicada atención y cuidado que puso al quitar cada hoja del parabrisas de su auto, me gustaría poner a cada uno de los participantes del seminario, pensé, y en mi propia respiración.

Y asi fue. Así es como vibró. Los movimientos que la voz de Erika guía son hermosos y estoy segura de que todos se sintieron conectados con ella.

El poder de sus pensamientos hacia nosotros (Miles y Aerin) nos ayudó a encontrar la mejor manera de enseñar y prestar atención a todo. ¡Gracias!”

Ari

Schweibenalp Retreat Highlights: We Had A Great Time!

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Inglés Estadounidense. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Dear Community ,

What a dream-like and wonderful experience we had last weekend in Schweibenalp!

schweibenalp retreat

We stayed at an incredibly unique center, located in the midst of the beautiful Swiss Alps, 4,000 feet high! It was the perfect place to restore our energies and get in touch with our dreaming body, our energy body.

We practiced standing sequences of movements, emphasizing breathing and the opening the chest area. Then, we practiced movement sequences while laying on a mat, focusing on lengthening our connective tissue and recalibrating our nervous system.

We also meditated and spent time connecting to our breath, to our source of consciousness, and to our hearts. Another highlight from the retreat was the food! We shared delicious homemade organic foods that included vegetables from the Center’s Permaculture Garden. schweibenalp retreatschweibenalp retreat

We were blessed to experience different temperatures and  weather changes throughout the weekend. We arrived to light rain. The next day was sunny and warm. We just had to take a  walk through the forest to a magical green lake!

Fog moved in the next day and we spent the day inside a cloud. Literally!

Some participants experienced “Lucid Dreaming” for the first time, a state of being conscious and aware in one’s dreams.
Other participants mentioned that in the past, they weren’t able to remember their dreams. But,  after the first night at the workshop they were able to remember their dreams clearly.

At the end of our weekend, we were moved by listening to feedback from our participants, including Michael who said the experience has been “life-transforming” for him.

After taking so many workshops in the past, I finally feel that I do belong here. In the past I felt isolated. I used to be loyal to others, but never to myself. Now, I’ve set a new intention for myself: to be loyal to myself and to my heart always. I can feel the change within me already and it feels great.schweibenalp retreat

It’s truly amazing to be a part of our wonderful community. For those of you who missed our Schweibenalp retreat and those who joined us, we’ve got something special planned for you next year!

Save the date for July 27th- 30th! We will be hosting a four day workshop in Worcester, U.K. to explore our legacies.

What kind of legacy do you want to leave? What legacy has been left before you? These are the kinds of questions we will explore.

Together, we will  acknowledge the gifts of our ancestry, unleash wisdom buried at the core of our life experiences, deepen our knowledge and connect to our higher power. Get more information here!

Cómo Reducir el Estrés en Nuestro Desafiante Ambiente Político

Como educadora de movimiento mente-cuerpo, bailarina, autora, líder internacional del taller y líder de la medicina integrativa, sé lo fuerte que es la conexión entre nuestra mente, cuerpo, energía y sentimientos.

Las últimas semanas han sido particularmente tensas en nuestras comunidades, debido a los comentarios y el comportamiento divisivo de nuestro Presidente.

De no reprobar el pensamiento de la supremacía blanca y neo-nazi a raíz de una manifestación que dejó al menos un muerto en Charlottesville, a sus comentarios en una manifestación de Arizona, nuestro Presidente puede tenerte pensando: ¿Hasta dónde va a llegar esto ?

Independientemente de nuestra afiliación política, lo que está pasando en nuestro país nos afecta a todos. Estamos presenciando el fuego de la división, el racismo, y la violencia siendo alimentado una y otra vez por nuestro Presidente. Además, las semillas de la violencia están saliendo de la mano y ahora, están llegando a California.

Pero hay buenas noticias. Podemos tomar control de nuestras mentes, cuerpos y energía para combatir el estrés y devolver el amor a nuestros cuerpos.

Cómo afecta el comportamiento del Presidente de los Estados Unidos a su salud y qué hacer al respecto

Escribí este artículo en el Huffington Post para alentar a todos a tomar la energía dentro y ser proactivo sobre la gestión del estrés. La lucha constante o respuesta de vuelo causada por el ambiente político y social en el que vivimos puede ser un factor de estrés importante. Afortunadamente, tenemos las herramientas dentro de nosotros mismos para superar nuestro estrés.

He esbozado las formas en que el estrés afecta a nuestros cuerpos. En el artículo, comparto consejos simples que puede integrar en su rutina diaria para disminuir su estrés.

Recuerde que las respuestas de miedo vienen sin una invitación, pero no tenemos que permitirles que se queden. Puedes hacer algo al respecto, AHORA. Manténgase vital y consciente!

 

Quetzalcoatl – Abrazando la luz y la oscuridad dentro de cada uno

Energy_Life_Sciences_Teotihuacan_Group

Saludos desde nuestro viaje a Teotihuacan!

Del 10 al 12 de marzo pasado, guiamos un taller en Teotihuacan México, una de las ciudades más grandes y más antiguas de la cultura mesoamericana. Comenzamos nuestro viaje descongestionando nuestros cuerpos y mentes en el hotel ubicado al lado del sitio arqueológico. Renovamos nuestros cuerpos practicando pases energéticos y ejercicios de respiración y aclaramos nuestras mentes estableciendo intenciones para el fin de semana.

Luego,  identificamos y reconocimos bloques en forma de ideas y opiniones limitantes en torno al tema del dinero que limitan nuestras posibilidades de recibir. Las cuestionamos, aceptamos y las actualizamos. De esta manera, creamos espacio dentro nuestro para nuevas energías creativas, para crear y manifestar en la vida cotidiana.

El sábado por la mañana temprano caminamos en silencio hacia la pirámide del Sol, la más grande de las tres pirámides de Teotihuacán, y la tercera más grande del mundo. Tiene 220×230 metros en la base y 63 metros de altura. Esta pirámide particular fue construida alrededor de 2.000 años atrás, y más de 70.000 piezas de arte se han descubierto en esa pirámide hasta el momento. Todo el tiempo que caminamos en silencio, repetimos nuestras intenciones individuales para centrar nuestra atención y estar abierto a recibir enseñanzas de la ciudad de Teotihuacan.

Energy_Life_Sciences_PyramidSun

Mi mantra mi trajo alegría y mucha calma: “Inhalo y exhalo aire fresco divino de la vida, apoyada en radiante salud y bienestar, liberando y disolviendo patrones e interpretaciones limitantes, liberándome por completo intentando  el bienestar en todos”

La noche anterior llovió y por la mañana el aire se sentía fresco y puro mientras caminábamos por la avenida de la muerte. Los participantes del grupo parecían irradiar un estado de corazón abierto y felicidad con el sol bañadoles sus rostros.

En la parte inferior de la Pirámide del Sol y antes de subir, llamamos a nuestras relaciones con nuestros abuelos, padres y todo el linaje masculino de nuestras familias para reconocer y liberar todo lo que necesite ser sanado, para aclarar la energía masculina dentro de nosotros.

Energy-Life-Sciences-Sun-Mexico (1)

Uno de los participantes e instructor de Being Energy, Crisólogo de Michoacán, compartió que él experimentó la caminata como si estuviera caminando hacia su muerte -una parte de él que necesitaba reconocer y dejar ir para avanzar en su trabajo. Estaba listo para que sus temores murieran y se encontró llorando mientras caminaba hacia la pirámide. Cuando llegó a la pirámide, se dio cuenta de que estaba listo para dar el siguiente paso para trabajar plenamente como sanador e instructor Being Energy.

Energy_Life_Sciences_Institute_Teotihuacan-Tom (1)Fue una experiencia tan conmovedora el estar allí con el propósito de honrar nuestras energías masculinas, la energía del “hacer, manifestar y concretar” que está viva dentro de nosotros. De allí, caminamos en silencio a la Pirámide de la Luna, una pirámide más pequeña en forma, pero con mucho  significado. Algunos la han llamado Tenan, que en Nahuatl significa “madre o piedra protectora.” Esta pirámide cubre una estructura mas antigua que la pirámide del sol, que existe desde antes del año 200 DC. Tiene una gran plaza con pequeños edificios en forma de cruz. Allí reconocimos a la madre dentro de cada uno de nosotros, nuestro linaje femenino. Meditábamos en la arte superior de la pirámide mirando hacia el sur hacia la Avenida de los Muertos acerca de generar compasión y aceptación por nosotros mismos y el mundo que nos rodea.

 

Caminamos de regreso al hotel para ahondar aún más las experiencias en las Pirámides del Sol y la Luna, integrando tanto hacia adentro como hacia fuera las fuerzas complementarias de la luz masculina y la oscuridad femenina dentro de nosotros. Reflexionamos sobre esto durante toda la tarde del sábado. Entre sesiones, descansamos junto a la piscina del hotel, disfrutando de su deliciosa cocina mexicana.

El domingo celebramos la unión de nuestras fuerzas claras y oscuras meditando en el templo de Quetzcoatl, que representaba una unión de la oscuridad y la luz en forma de serpiente que desarrolla alas para que pueda volar.

Bailamos y danzamos a la luz y a la oscuridad a medida que incorporamos todo lo aprendido de nuestro viaje hacia las Pirámides de la Luna y del sol, reconociendo ambas fuerzas de energía a través del movimiento.

Cerramos el evento el domingo por la tarde con mirándonos a los ojos y encontrando Quetzalcoatl, el nagual, dentro de cada ser.  Fue un momento hermoso y muy emotivo de completar nuestra experiencia en Teotihuacan y de seguir nuestro crecimiento de vuelta en casa llenos de regalos de consciencia.

Energy_Life_Sciences_Teotihuacan_Group

Esperamos que se unan a nosotros en nuestra próxima aventura en la montaña sagrada en Suiza